Este invierno ha sido el más cálido en España del siglo XXI, según el análisis de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.Y de cara a la primavera, será será probablemente más cálida de lo habitual en España, y más seca de lo normal en el tercio norte, especialmente en Galicia y Asturias. Sin embargo, de momento, no se quiere hablar de sequía meteorológica.

El invierno 2019-2020 (periodo comprendido entre el 1 de diciembre de 2019 y el 29 de febrero de 2020) ha sido en conjunto muy cálido, con una temperatura media de 9,7ºC, es decir, 1,8ºC por encima de la media de esta estación (período de referencia 1981-2010). Ha sido el segundo invierno más cálido desde 1965, año de comienzo de la serie, por detrás del invierno 1989-90.

Serie de temperaturas medias en España en el trimestre diciembre-enero-febrero 

(1965-2020)

Destacan los elevados valores de las temperaturas máximas registrados durante el trimestre: la media de dichas temperaturas fue de 14,6ºC, superando en 0,2ºC el anterior valor más alto de la serie de invierno, que correspondía hasta ahora al invierno 2018-19. El invierno resultó muy cálido o extremadamente cálido en la mayor parte de la España peninsular, mientras que fue muy cálido en Baleares y entre cálido y muy cálido en Canarias. Las anomalías térmicas fueron en general mayores en regiones montañosas y zonas elevadas de las mesetas.

PRECIPITACIONES

En lo referente a las precipitaciones, la cantidad acumulada este pasado invierno en España se ha aproximado al valor normal de la estación: los 192 mm (l/m2) recogidos en promedio en el conjunto de España han quedado un 4% por debajo del valor medio del trimestre según el periodo de referencia 1981-2010. El trimestre comenzó con un diciembre y un enero húmedos, pero finalizó con un mes de febrero extremadamente seco, que además ha resultado ser el más seco de la serie desde 1965.

Serie de precipitaciones medias sobre España en el trimestre diciembre-enero-febrero

(1965-2020)

Estas precipitaciones han destacado por su gran variabilidad espacial y temporal, siendo húmedo o muy húmedo en un área que abarca desde Aragón y Cataluña hasta Murcia, en zonas al oeste de Castilla y León y en Baleares. En algunas áreas cercanas a Barcelona, provincias de Teruel y Zaragoza, y Delta del Ebro ha resultado incluso extremadamente húmedo. Sin embargo, ha sido seco muy seco en el País Vasco, Canarias y Ceuta. En Melilla ha sido extremadamente seco.

UNA PRIMAVERA CON MENOS LLUVIA Y MÁS CALOR

La primavera astronómica, que comenzará el día 20 de marzo a las 04:50 hora oficial peninsular, será probablemente más cálida de lo habitual en España, y más seca de lo normal en el tercio norte, especialmente en Galicia y Asturias.

El avance de la tendencia del tiempo previsto para el periodo abril-mayo-junio de 2020 indica que existe una mayor probabilidad de que la precipitación se encuentre en el tercil inferior en el tercio norte; es decir, que lo más probable es que llueva menos de lo habitual en esa época del año en el tercio norte, principalmente en Galicia y Asturias. En el resto de España la probabilidad de los terciles, en relación a la precipitación, es la climatológica (periodo de referencia 1981-2010). Esto significa que no existe una tendencia clara.

La información se completa añadiendo que existe una mayor probabilidad de que la temperatura alcance valores superiores a los normales en España considerando el periodo de referencia 1981-2010. Concretamente, el escenario más probable es que la temperatura media de estos tres meses se sitúe en el tercil superior. Eso supone que en la Península y Baleares esa temperatura media trimestral estará, al menos, 0,5ºC por encima de lo normal, aunque en algunas zonas ese valor va a ser francamente superior.

Así, en Pirineos y sobre todo en el sudeste peninsular es donde se esperan las anomalías positivas más destacadas que podrían acercarse incluso al valor de 1ºC. El pasado invierno predijimos que éste sería 0,7ºC más cálido en líneas generales así que parece que estos próximos tres meses no deberían ser tan anómalos como los 3 anteriores pero sí más cálidos que la media en España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here