El Gobierno analiza la posibilidad de que el segundo Proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (PERTE) corresponda al sector agroalimentario, después de decidir que el primero se dirigiera a la industria del automóvil., aunque se advierte de que  habrá pocos beneficiarios del mismo.

Así lo ha apuntado este miércoles la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, quien ha recordado que el agroalimentario es precisamente el segundo sector que mayor número de «manifestaciones de interés» ha presentado para optar a los fondos de recuperación de la Unión Europea (UE), sólo por detrás de la automoción.

Durante su intervención en la clausura de la Asamblea General de la Federación Española del Vino (FEV), Reyes Maroto ha incidido en que los PERTE tienen «una singularidad» y es que serán «pocos» los escogidos.

«Hemos creado una figura que ha generado mucha expectación, hay mucha gente que me dice te traigo un PERTE… Pero va a haber pocos», ha argumentado la ministra, tras precisar que en total su departamento ha recibido más de 700 «manifestaciones de interés» por parte de diferentes empresas y sectores industriales con el fin de recibir ayudas de los fondos de recuperación.

En la jornada también ha participado el director general de la patronal de la industria alimentaria (FIAB), Mauricio García de Quevedo, quien ha anticipado que según sus informaciones el Ejecutivo está evaluando aprobar «tres PERTE sectoriales en 2021» y ha situado a su sector entre los candidatos.

No obstante, ha recalcado que independientemente de la decisión final, los empresarios deben «estar preparados» y diseñar sus planes de digitalización y sostenibilidad -los dos ejes a financiar a través de estos fondos europeos-, para que una vez lleguen las convocatorias sea más fácil que puedan optar a recibir financiación.

«Las ‘manifestaciones de interés’ al final sólo son una forma de trasladar al Gobierno una serie de ideas para que luego éste diseñe y ponga en marcha las convocatorias concretas», ha precisado.

El proyecto impulsado por FIAB incluye propuestas que aspiran a recibir 2.067 millones de euros de financiación.

La responsable del área técnica y de medio ambiente de la Federación Española del Vino, Trinidad Márquez, ha admitido por su parte que es «bastante difícil» que este sector por ejemplo pueda optar a un proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (PERTE) por lo que el mejor escenario sería «que hubiera uno para la industria agroalimentaria», en el que sí tendrían cabida.

«El PERTE no es la única opción que tenemos como sector para obtener fondos. El PERTE es una figura y facilita el trabajo pero habrá otra serie de convocatorias», ha recalcado.