El portavoz del Gobierno de La Rioja, Álex Dorado, ha afirmado este martes 28 que en La Rioja “había más ataques de lobos al ganado cuando se podía cazar que cuando está protegido en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre)”, ya que “el modelo basado en la caza no ha funcionado ni funcionará”.

Dorado, como consejero de Sostenibilidad, ha realizado estas declaraciones durante su comparecencia en la Comisión de Sostenibilidad y Transición Energética del Parlamento de La Rioja a petición del Grupo del PP para dar cuenta de las medidas adoptadas por la Mesa Social de la Ganadería Extensiva y el Lobo Ibérico en esta comunidad autónoma.

En su intervención, el también consejero de Sostenibilidad y Transición Energética ha señalado que el máximo de ataques del lobo ibérico a la ganadería extensiva en esta región se contabilizó en 2019, cuando esta especie no estaba protegida y cuando se podía cazar, con 630 ovejas muertas frente a las 360 que hubo en 2021, cuando ya estaba incluida en el Lespre.

“Aunque ahora los ataques del lobo tengan más foco mediático por la irresponsabilidad de algunos grupos políticos, los ataques se han reducido un 40 por ciento respecto a 2019”, ha destacado Dorado, quien ha añadido que “desde septiembre de 2021 se cuentan todas las bajas por ataque del lobo en La Rioja y, antes, solo las reses muertas en una zona específica de la comunidad”, ha dicho.

Ha detallado que en las últimas cinco temporadas de caza en La Rioja, cuando se podía cazar, se abatieron un total de 6 lobos en 330 batidas, y ha apuntado que “el último censo de 2021 en esta región indica que hay 18 ejemplares de lobo ibérico y otros entre 5 y 6 compartidos con Castilla y León”.

RECUERDA QUE EL ACTUAL MODELO DE GESTIÓN DEL LOBO SIGUE CONTEMPLANDO LA EXTRACCIÓN DE EJEMPLARES CONFLICTIVOS

Además, ha indicado que “ante las tentaciones de promesas de fuerzas políticas” de sacar al lobo ibérico del Lespre, para ello es preciso un informe científico que recomiende su salida realizado por el mismo organismo que ha pedido su entrada, y ha señalado que “la inclusión del lobo en esta lista ha venido acompañada del esfuerzo del Gobierno de España en la elaboración de un censo”.

Ha expresado que “el actual modelo de gestión del lobo sigue contemplando la extracción de ejemplares conflictivos cuando haya perjuicios para el ganado si se cumplen las condiciones marcadas por la normativa, como que se hayan realizado medidas de protección adecuadas y no han dado resultados”.

El consejero de Sostenibilidad y Transición Energética ha resaltado que “las extracciones no deberán ser perjudiciales para mantener la población del lobo y siempre se tendrá en cuenta que la alternativa letal es la última en abordarse cuando las no letales no han funcionado”.

Dorado ha recalcado que una de las medidas adoptadas en la Mesa Social de la Ganadería Extensiva y el Lobo Ibérico es establecer un semáforo para tres tipos de respuestas, donde los dos primeros niveles son el de alerta verde, en el que hay “coexistencia con prevención”; y el naranja, de “evaluación de intervenciones preventivas”.

El último nivel de este semáforo es el rojo, y se refiere a cuando hay “un daño alto y las administraciones públicas deben intervenir hasta resolver el problema de acuerdo con la legislación vigente”, ha expresado.

Ha recordado que el actual Gobierno riojano ha aumentado un 52% la indemnización individual por ataques del lobo al ganado hasta los 142 euros por oveja, con carácter retroactivo al 1 de enero de 2022, frente a los alrededor de 90 euros con los que se indemnizaba hasta ahora.