El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha defendido el compromiso del Gobierno de Aragón de apoyar la condicionalidad social de la PAC «sin excepciones».

Así lo ha dicho en la clausura del Grupo de Trabajo del Sector Agroalimentario de UGT FICA, donde ha apuntado que la PAC es «la herramienta que tiene la política para hacer frente a la gravísima brecha de renta que sufren los agricultores y ganaderos -un 50 % inferior- con respecto del resto de ciudadanos».

Asimismo, el consejero considera que es su obligación -como la del resto de poderes públicos -garantizar que el empleo generado en el sector agroalimentario sea de calidad y atractivo para la sociedad, tanto salarialmente como en lo que a las condiciones laborales se refiere”.

Olona, que ha agradecido a UGT su papel de mediador «para avanzar en el cumplimiento de la legislación laboral», incluyendo la condicionalidad social, aunque «todavía queda mucho por resolver», ha resaltado la necesidad de proteger la agricultura familiar desde las instituciones ya que solo el 20 % de la renta agraria generada en Aragón es atribuible al modelo familiar.

Por ello, ha ahondado, el «empeño» del Gobierno de Aragón por llevar a la Cortes la pasada semana la Ley de Protección de la agricultura familiar, que apoyó la mayoría de la Cámara, a excepción de PP y Cs.

El complejo agroalimentario supone el 10 % del PIB y genera un 12 % del empleo de la Comunidad.

El Grupo de Trabajo del Sector Agroalimentario de UGT FICA ha organizado a nivel nacional en Zaragoza unas jornadas en las que se ha debatido ayer y hoy sobre aspectos relacionados con el sector.

Entre ello, la marcha de la negociación colectiva, la adaptación del sector al nuevo escenario de la covid, el Régimen Especial Agrario en la Seguridad Social (REASS) o el Plan Estratégico de la PAC 2023-2027 y en las que han participado representantes políticos, sindicales, técnicos y expertos del sector.