El Ministerio de Agricultura está apostando por el sector del aceite, con diez medidas concretas de apoyo, pero ha decidido introducir cambios en el Proyecto de Real Decreto por el que se aprueba la norma de calidad de los aceites de oliva y de orujo de oliva, que obligaría a vender el aceite de oliva virgen extra en vidrio y se prohíbe el suso del plástico, incluyendo las botellas de cinco litros, para hacerlo solo en cristal, y que prohibiría compaginar la actividad relacionada con el aceite de oliva y el aceite de orujo.

El MAPA acaba de publicar un documento con el fin de someter el real decreto, incluyendo estas dos últimas novedades, al trámite de audiencia establecido en la Ley 50/1997. El plazo para remitir sugerencias finalizará el 30 de junio de 2020, inclusive.

Según recoge olimerca.com, las dos principales modificaciones que incluye este proyecto de Real Decreto se centran en la prohibición de envasar los aceites de oliva virgen extra en formatos de PET o plásticos y la prohibición de que en una misma instalación se compagine la actividad relacionada con el aceite de oliva y el aceite de orujo. En escasos siete días el sector tendrá que argumentar o rebatir dos propuestas que sin duda van a generar importantes problemas.

En el casode envasar el aceite de oliva virgen extra solo en vidrio, que ya había sido anunciado por Luis Planas en una entrevista reciente» para cumplir los objetivos ambientales y además aportarle una diferenciación y una imagen de calidad”, los mayores problemas se centran en el sector cooperativo que utiliza este material en gran parte para su autoconsumo y para la venta a sus asociados. Esto supondría un importante aumento de costes y pasar de comercializar los tradicionales bidones de cinco litros a botellas de aceite de oliva virgen extra en vidrio en botellas de un litro.

Y la segunda modificación del proyecto de RD, de dividir en instalaciones perfectamente separadas la actividad de aceite de oliva y de orujo de oliva, supone que podría afectar del orden de 25 empresas, que se verían obligadas a hacer importantes inversiones, siempre y cuando sus ubicaciones territoriales se los permitan.

Destacar así mismo que el gobierno propone que este periodo de adaptación se lleve a cabo en un plazo de tres años.