El Gobierno andaluz ha sostenido este martes 18 que la nueva regulación de los regadíos en el entorno de Doñana «no supondrá» ninguna ampliación y ha concretado que lo que busca es dar una solución a derechos históricos heredados de unos agricultores que los ejercen desde hace décadas.

Así lo ha asegurado en rueda de prensa el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, que ha restado importancia a las críticas planteadas por la oposición y los ecologistas que acusan al PP, Cs y Vox de «legalizar» con la iniciativa miles de hectáreas de regadíos irregulares en el entorno de Doñana, en concreto de 1.460 hectáreas de suelo agrícola regable.

«Los que ven una oportunidad política en esto que abandonen toda esperanza y tranquilidad», ha aseverado Bendodo, que ha defendido que el primer interesado en preservar Doñana es el Gobierno de la Junta, por lo que ha expresado su convencimiento «absoluto» de que el parque «no se verá afectado».

«Todo lo contrario, protección máxima», ha enfatizado el portavoz del Ejecutivo, que se ha comprometido a que la Junta «siempre va a preservar» Doñana.

De la regulación de los regadíos, impulsada por el PP en sendas proposiciones de ley firmadas con Cs y Vox, ha remarcado que «no supondrá ninguna ampliación, sino que busca una solución a derechos históricos heredados de unos agricultores que ejercen esos derechos históricos desde hace décadas».

«QUEREMOS PROTEGER EL MEDIO, PERO UN PARQUE TIENE QUE SER ELEMENTO DE CRECIMIENTO EN EL ENTORNO»

El Ejecutivo andaluz quiere equilibrar los intereses de los agricultores con los de Doñana, para lo que pretende que la propuesta sea consensuada con todos los agentes implicados en la tramitación de la nueva regulación.

«Queremos proteger el medio, pero un parque tiene que ser elemento de crecimiento en el entorno», ha acotado.

Sobre la posibilidad de que el Ejecutivo autonómico se pronuncie con un informe sobre el contenido de la proposición de ley que regula los cambios, ha indicado que analizará los planteamientos que se hacen y que en base a ellos «si es necesario que el Gobierna emita un informe previo o que lo haga la Consejería competente se hará».

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, había pedido este mismo martes a la Junta de Andalucía que vete la tramitación de la proposición de ley para regularizar más de 1.400 hectáreas de regadío en el entorno del parque de Doñana porque es un «engaño al sector» y genera unas expectativas irreales.

Por su parte, Unidas Podemos por Andalucía ha solicitado a la Comisión Europea que detalle su posición sobre la regulación para “ampliar» la superficie de regadío en Doñana y regular la extracción «ilegal» de agua en el parque.

Ante estas posiciones, Bendodo ha sostenido que el Gobierno andaluz defiende a «capa y espada» el medio ambiente y tiene «como bandera a Doñana y actúa correctamente».