El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha suscrito un convenio con distintas organizaciones agrarias y sindicatos para coordinar la migración en el campo y los flujos migratorios laborales en campañas agrícolas de temporada.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este viernes 30 la resolución que recoge el convenio con las organizaciones ASAJACOAG-IR y UPA, la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex), los sindicatos Comisiones Obreras de Industria y UGT-Fica, y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

El acuerdo tiene por objeto establecer la colaboración entre las entidades con el fin de asegurar una gestión eficaz de los flujos migratorios laborales en el sector agrario.

De esa manera, se pretende disponer en cada momento y lugar de los trabajadores necesarios; garantizar el cumplimiento de las normas laborales y de inmigración, de las condiciones de trabajo y de alojamiento cuando resulte necesario; y proporcionar la adecuada información y asesoramiento en materia de derechos y obligaciones sociolaborales.

PRIMERO CONTRATAR A LAS PERSONAS EN EL MERCADO INTERNO Y -EN SU DEFECTO- SOLICITAR LOS PROCESOS DE SELECCIÓN EN LOS PAÍSES DE ORIGEN

Las asociaciones empresariales y organizaciones profesionales agrarias se comprometen a realizar una propuesta de planificación de las campañas agrícolas y la migración en el campo, promover las buenas prácticas en la contratación de trabajadores y hacer balance del desarrollo de las campañas.

También expresan su compromiso para analizar las necesidades de mano de obra, contratar a las personas en el mercado interno y -en su defecto- solicitar autorización para llevar a cabo los procesos de selección en los países de origen de trabajadores extranjeros, así como organizar el desplazamiento de los migrantes, atendiendo a la idoneidad de su alojamiento, entre otros aspectos.

La Secretaría de Estado de Migraciones valorará las propuestas de planificación de las campañas, seguirá el cumplimiento del código de buenas prácticas, gestionará los procesos de contratación de trabajadores, controlará las condiciones laborales y la idoneidad de los alojamientos.

Los sindicatos vigilarán el cumplimiento de la normativa laboral y de seguridad social y los sistemas de prevención de riesgos laborales; supervisarán los alojamientos habilitados para los temporeros; y darán asesoramiento sociolaboral a los empleados.

La FEMP defenderá, por su parte, los intereses generales de las entidades locales donde se desarrollan las campañas agrícolas, según el convenio suscrito.