La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos anuncia el inicio de movilizaciones de los ganaderos lácteos en Andalucía. Los productores pierden 3 céntimos de euro por cada litro de leche producido y las pérdidas globales alcanzan ya los 100 millones de euros..

La situación de los 12.000 ganaderos lácteos empeora por momentos. La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha calificado la situación “de crítica”, con cientos, si no miles de granjas que no aguantan más. El motivo de esta crisis está en la brutal subida de los costes de producción que se produjo a partir del mes de septiembre del pasado año, cuando comenzó una escalada que parece no tener fin.

Con los costes de alimentación disparados un 30%, costes laborales que crecen hasta un 15% y unos costes de los combustibles que están “por las nubes”, UPA advierte que es imprescindible una reformulación de los contratos de compra-venta de leche, pues en estos momentos no están cubriendo los costes.

Los cierres de granjas son la tónica general en un sector que en cinco años ha perdido 4.302 explotaciones, un 25% del total. El precio medio de la leche en origen en 2020 fue de 0,332 euros por litro, por debajo de los 0,3626 que los últimos estudios sitúan como el coste de producción medio por litro. UPA sitúa las pérdidas en cerca de los 100 millones de euros (15 millones al mes) desde que comenzó este episodio de crisis.

ASUMIR RESPONSABILIDADES

“No es posible aguantar más”, explican los representantes de UPA, que reunieron ayer a su sectorial láctea, con representantes de Galicia, Asturias, Cantabria, Aragón, Catalunya, Baleares, Castilla y León, Madrid, Castilla-La Mancha, Murcia, Extremadura y Andalucía. En el caso del territorio andaluz se anuncian ya posibles movilizaciones en las próximas semanas ante el malestar de los ganaderos.

Los ganaderos de UPA llaman a la unidad de acción de todos los ganaderos y piden amparo al Gobierno: “La AICA debe actuar de oficio para comprobar el cumplimiento de la Ley de la cadena”; y señalan, sobre todo, a industrias y distribución: “Que dejen de echar balones fuera. Deben asumir su responsabilidad y pagar un precio justo por la leche que permita mantener la rentabilidad en el sector”, han exigido.