El ejército ruso está robando el grano almacenado en los graneros de las ciudades que controla, como Berdiansk, en la región sureña de Zaporiyia, y lo transporta en camiones hasta la ocupada península de Crimea, desde donde lo envía a Rusia, denunció este miércoles la defensora del pueblo ucraniano, Liudmyla Denisova. Mientras, Ucrania debe almacenar sus cereales por falta de transporte para exportarlo.

Denisova dijo, en su canal de Telegram, que «un convoy de camiones con grano robado a la compañía Ascet fue visto en la carretera de Melitopol», cerca de Zaporiyia y de la península de Crimea, que los rusos controlan desde su ocupación militar en 2014.

La alta funcionaria aseguró que esta empresa se había negado con anterioridad a cooperar «con los invasores rusos» para trasladar material, aunque en esta ocasión parece que lo están haciendo.

Agregó que los residentes de Berdiansk llegaron a contar más de 30 camiones con remolques cargados de granos en las inmediaciones de una planta industrial.

Según Denisova, los rusos también intentan sacar cereales desde el puerto de la ocupada Mariúpol, en el mar de Azov, por ferrocarril. Y por ello han iniciado de forma urgente los trabajos de reparación de esta línea ferroviaria.

Igualmente relató que Rusia utiliza los puertos de Crimea y, concretamente, la ciudad costera de Sebastopol, para exportar grano a terceros países previamente saqueado en Ucrania.

UCRANIA SE VE OBLIGADA A ALMACENAR SUS CEREALES  AL NO PODER ENVIARLO POR MAR A EUROPA

Por otro lado, se ha sabido que importantes suministros de cereales ucranianos permanecen almacenados, sin poder ser exportados, por la falta de actividad del transporte marítimo mercante fuera de Odessa desde el comienzo de la guerra en Ucrania, según el último parte de inteligencia facilitado este miércoles por el Reino Unido.

El bloqueo naval de Rusia de los puertos clave del Mar Negro ha disuadido a la industria del transporte marítimo comercial de operar en la zona, añade el parte divulgado por el ministerio de Defensa.

Los combates ya han ejercido una presión indirecta sobre los precios mundiales de los cereales, subraya el comunicado.

Si bien la amenaza del bloqueo naval de Rusia continúa impidiendo el acceso de la navegación comercial a los puertos ucranianos, la escasez de suministro resultante aumentará aún más el precio de muchos productos básicos, indica el documento.