APAG Extremadura ASAJA ha entrdo de lleno en el debate abierto sobre el cambio del huso horario y aboga por conservar el horario de invierno ante la propuesta de abolir el cambio de hora en la Unión Europea, ya que considera que «las consecuencias para la agricultura y ganadería serían muy negativas».

Para esta organización, con el cambio de huso horario se verían privados empresarios agrarios y trabajadores por cuenta ajena del uso eficiente de las horas de la mañana y tarde en las actividades agrícolas.

Asimismo, para APAG Extremadura ASAJA esta mofificación supondría «un incremento del gasto de energía que, con el horario de invierno no se produce, ya que permite contar con más tiempo de luz para realizar las labores agroganaderas».

Y es, como recueda la organizacion agraria en una nota de prensa, que no hay que olvidar que la luz solar tiene gran importancia en la producción y reproducción de los cultivos. Además, señala que las horas extra de luz suponen una ventaja porque permiten trabajar más horas en verano, por no hablar de los efectos que tendría en la perturbación de muchas de las rutinas ganaderas, como la del ordeño.

Asimismo, también se plantea que si bien se considera esta propuesta para facilitar la conciliación, el consumo cultural o el ocio, APAG Extremadura ASAJA lamenta que «no se haya contemplado de qué manera afectaría a las producciones y al rendimiento de quienes con nuestro trabajo, labrando la tierra, proveemos a la sociedad de la alimentación necesaria para la subsistencia de la humanidad».

Cabe recordar que el cambio de hora se llegó a aplicar en 1942 en la época del franquismo, tras la decisión de Alemania aplicar esta medida a fin de reducir las horas de iluminación artificial. Con esta actuación España abandonó el huso horario de Londres.