Los presidentes de APAG Extremadura Asaja y de Asaja Cáceres, Juan Metidieri y Ángel García, respectivamente, han anunciado la convocatoria de una movilización del campo extremeño el próximo 11 de agosto para protestar por la mala situación que atraviesa el sector agroganadero y por los bajos precios que siguen castigando a todas las producciones. Ambos dirigentes agrarios han expresado su «indignación» por las limitaciones impuestas por la Delegación del Gobierno a los agricultores con la excusa del Covid: un máximo de dos horas de concentración, 40 personas y la prohibición de compartir pancartas o carteles, lo que entienden «coarta el derecho a manifestarse».

Algo que les ha «chocado mucho» cuando «la propia delegada del Gobierno asistió a una multitudinaria representación teatral o se ha visto en las Cortes a los diputados pegados codo con codo y sin ninguna limitación». «Parece que no hay restricciones para aplaudir, pero sí para protestar», se ha ironizado por las obligaciones de estar sin compartir pancartas.

Con las limitaciones impuestas, la protesta, finalmente, será el día 11 de agosto en las puertas de la Consejería de Agricultura, en Mérida, en horario de 12:00 a 14:00 horas y con un máximo de 40 personas a pie.

En cuanto a los motivos de la movilización, Juan Metidieri ha explicado que «todas las producciones están inmersas en una crisis de precios», pero también hay más problemas que se han sumado, «haciendo insoportable la situación», como son «limitaciones de todo tipo a los agricultores y ganaderos, más burocracia o un recorte de la PAC del 10 %, que será más cercano al 20 % si se tiene en cuenta el coste de la vida».

Ha recordado que desde el campo se ha trabajado durante la crisis para garantizar que no faltaran alimentos en los hogares y también en las calles, desinfectándolas «sin pedir nada a cambio».

Se reconoció al sector agroganadero como fundamental para superar la pandemia, pero luego, «lo que estamos recibiendo a cambio no son soluciones, sino más problemas», ha lamentado Metidieri.

Además de los bajos precios o la reducción de la PAC, también se han aprobado unos planes estratégicos para el campo que limitan el uso de fitosanitarios o que obligan a tener parcelas de improductivo, ha incidido.

Y se han puesto en marcha medidas para luchar contra los efectos del Covid, pero que van sin presupuesto propio, por lo que se está «desvistiendo a un santo para vestir a otro».

En definitiva, se ha convocado la manifestación del próximo 11 de agosto para seguir defendiendo unos «precios justos» para las producciones, que el medio rural siga teniendo oportunidades de futuro, que no «se asfixie» con normativa a los agricultores y ganaderos y que, de una vez por todas, se esté al lado del campo.