Representantes de aceite de oliva de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía en las distintas provincias, encabezados por su presidente sectorial, Cristóbal Gallego Martínez, han ofrecido una rueda de prensa este martes 15 en Jaén para analizar el impacto de los aranceles anunciados por Estados Unidos al aceite de oliva. Todos ellos, han convenido en que es necesario que la Administración española actúe enérgicamente y evite, por todos los medios, que el sector agroalimentario “pague una factura que no le corresponde”.

Cabe recordar que el pasado 2 de octubre, la Organización Mundial del Comercio (OMC) autorizó a Estados Unidos a imponer aranceles por valor de 6.900 millones de euros, a modo de respuesta por las ayudas con las que la Unión Europea y varios países miembro (Alemania, Reino Unido, Francia y España), han venido apoyando a la compañía aeronáutica Airbus, en detrimento de su competidora norteamericana Boeing. La OMC dictaminaba así sobre un conflicto iniciado hace ahora 15 años, pero sin limitar la aplicación de esos gravámenes al sector originario de la disputa comercial.

El próximo viernes 18 de octubre, Estados Unidos se pronunciará sobre el listado de productos publicado a principios de mes, en el que se incluyen numerosas producciones agroalimentarias españolas, con especial impacto en el aceite de oliva andaluz, que será quien pague esta factura. De hecho, de los 1.000 millones en exportaciones españolas afectadas, según cálculos del Ministerio de Agricultura, 252 millones corresponden a exportaciones de aceite de oliva envasado (pues el granel, en principio, quedaría al margen); un 80% con origen en Andalucía.

Si los aranceles afectaran al aceite español envasado en Italia, el descalabro para el sector “será tremendo y difícil de cuantificar en estos momentos”

Los representantes del sector han subrayado la importancia clave y estratégica que Estados Unidos tiene para el sector, donde les ha costado muchos años de esfuerzo e inversiones lograr posicionarse como primer suministrador de aceite de oliva, por delante de Italia (desde 2016). Concretamente, en 2018, España exportó cerca de 115.000 toneladas de aceite de oliva (sumado granel y envasado) por un valor de 428 millones de euros o, lo que es lo mismo, el 35% del total importado por el mercado estadounidense. El segundo y el tercer suministrador fueron Italia, con un 32%, y Túnez, con un 13,5%, respectivamente.

No obstante, de confirmarse informaciones publicadas que aseguran que las sanciones también afectarán al aceite español envasado en Italia, el descalabro para el sector “será tremendo y difícil de cuantificar en estos momentos”. Según ha explicado Cristóbal Gallego Martínez, Italia es el primer comprador de aceite de oliva español (con en torno a 320.000 toneladas de media anuales) y el segundo vendedor a Estados Unidos (con más de 100.000)

Para Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía no es de recibo que el sector oleícola español “tenga que pagar la factura y los platos rotos del aeronáutico”, ya que de materializarse los aranceles el próximo viernes, los grandes beneficiados serán los productores italianos, a los que, perteneciendo a la Unión Europea, sin embargo no se les penaliza. En cambio, muchas almazaras andaluzas y españolas, se verán abocadas a tener que vender sus producciones de alto valor añadido en otros países, con la dificultad aparejada que supone abrir nuevos mercados.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía se sigue insistiendo en que estos aranceles son un “atentado” contra el sector agroalimentario andaluz, principal región exportadora a Estados Unidos, y que será quien pague la factura final, que el año pasado vendió alimentos y bebidas por valor de 679 millones de euros, de los que el 51% (346 millones de euros) correspondieron a ventas de aceite de oliva, principal producto español damnificado.

Advierten de que una vez se expulse al sector de EEUU, será muy difícil “por no decir imposible” recuperar un mercado en continuo crecimiento

En consecuencia, las cooperativas de Andalucía han preparado un lote con una algunos de los mejores aceites de oliva virgen extra de la región, los cuales han salido para la Embajada de Estados Unidos en Madrid, acompañados de una misiva en la que piden al Gobierno de Donald Trump sensibilidad con el sector agroalimentario español y la búsqueda de otras medidas alternativas.

En ella, las cooperativas exponen que el aceite de Andalucía es el mejor aceite de oliva del mundo, el más reconocido internacionalmente y, por tanto, el de mayor calidad, por lo que gravar el aceite supondrá un perjuicio, asimismo, para los consumidores estadounidenses. Por otra parte, las almazaras andaluzas ponen en valor el papel estratégico del sector para la sostenibilidad social, económica y medioambiental en la región, donde existe un millón y medio de hectáreas de olivar y más de 225.000 agricultores que dependen de su futuro.

Por lo que respecta al Gobierno de España, y ante las medidas ya anunciadas (almacenamiento privado, ayudas compensatorias y apoyo a la promoción) Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía subraya que todas las ayudas son bien recibidas, sin olvidar que solo “son parches” y que, una vez se expulse al sector de Estados Unidos, será muy difícil “por no decir imposible” recuperar un mercado en continuo crecimiento que tanto tiempo ha costado consolidar.

En definitiva, las cooperativas recalcan que hay que evitar, a toda costa, que el sector agroalimentario, en general, y el oleícola, en particular, se convierta en el pagano del conflicto originado en la industria aeronáutica y el que pague la factura final.