El sector agrario lleva en la calle desde hace meses reclamando unos precios justos, defendiendo la rentabilida de sus explotaciones, que se hunde por el incremento de los costes,  o exigiendo una PAC que favorezca y defienda verdaderamente los intereses de los agricultires y ganaderos. Pero, pese este clima de protesta, al Gobierno le ‘cuadran’ las cuentas. Según sus datos y estadísticas, los agricultores percibieron por la venta de sus productos un 9% más en abril respecto al mismo mes de 2020, en un periodo en el que sus costes fueron un 8,68% superiores a los de un año antes, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

En abril pasado, el índice de precios percibidos agrarios, que toma como base 100 el año 2015, se fijó en el 119,20, mientras que el índice de precios pagados por los bienes y servicios agrarios, que también toma como base 100 el año 2015, se estableció en 106,97.

El incremento interanual positivo de precios percibidos fue debido tanto al crecimiento de los precios de los productos agrícolas (+13,56 %, aportación), como de los de productos animales (+4,51 %).

En el conjunto de productos agrícolas, se encarecieron interanualmente las hortalizas (+23,86 %), seguido del aceite de oliva (+40,39 %), las frutas no cítricas (+18,24 %), los cereales (+11,15 %), las flores y plantas ornamentales (+1,04 %) y los cultivos industriales (+4,24 %).

Sin embargo, cayeron los precios percibidos por los tubérculos (-33,03 %), los cítricos (-9,76 %), el vino (-2,99 %), los cultivos forrajeros (-2,80 %) y, por último, las semillas (-1,17 %).

En cuanto a los productos animales, se midió una subida interanual más acusada en el ganado para sacrificio (+5,51 %), si se compara con la variación del bloque de los productos ganaderos (+1,47 %).

En el primer caso, el pienso destinado a aves fue el principal responsable del comportamiento del grupo (+23,17 %), seguido del destino ovino (+20,76 %).

EN CUANTO A LOS ÍNDICES DE PRECIOS PAGADOS POR LOS AGRICULTORES, TODOS LOS SECTORES  MOSTRARON UN DIFERENCIAL INTERANUAL DE SIGNO POSITIVO

Respecto al conjunto constituido por los productos ganaderos, el sector lácteo se revalorizó un +4,11 % respecto al mismo mes de la campaña anterior, mientras que los huevos (-4,91 %) y la lana (-57,75 %) tiraron a la baja del índice general de precios percibidos en abril.

En cuanto a los índices de precios pagados por los agricultores, todos los sectores analizados mostraron un diferencial interanual de signo positivo, con contribuciones comprendidas entre +4,94 puntos de los alimentos para el ganado y +0,02 puntos del material y pequeño utillaje.

El grupo de los alimentos para el ganado fue el que más aportó al índice general (+9,77 %), con un repunte del 5,28 % en los piensos simples y del 11,01 % en los compuestos.

Dentro del sector energético (+23,13 %), el precio pagado por la electricidad se disparó (+38,22 %); también se encarecieron los carburantes (+14,43 %) y, en menor medida, los lubricantes (+4,94 %).

En cuanto a los fertilizantes, repuntaron un 8,65 %, al igual que lo hicieron los gastos generales (+6,50 %), la conservación y reparación de maquinaria (+5,45 %), los productos fitopatológicos (+1,76 %) o la conservación y reparación de edificios y los servicios veterinarios (+1,97 %).

Cabe destacar que este claculo se hace respecto al mes de abril del pasado año, cuando todo el país estaba confinado por la pandemia, por lo que se explica mejor por qué al Gobierno le cuadran las cuentas.