El campo lleva mucho tiempo en la carretera en demanda de soluciones y medidas ante la crisis que padece,ero estas no solo no llegan sino que nada de lo que se está haciendo por parte del Gobierno satisface sus medidas. Por eso el campo no se va a quedar quieto, y tras las grandes protestas de Mérida y de Valencia, los máximos responsables de las organizaciones agrarias  ASAJACOAG y UPA, han decido dar luz verde a un nuevo proceso de movilizaciones  que llevará a cabo en toda España en protesta por la situación de grave crisis de rentabilidad que afecta a la inmensa mayoría de los agricultores y ganaderos y ante los graves ataques de que son objeto.

Y fruto de este enfado, y a la espera de concretar más movilizaciones, los ganaderos de leche continuarán sus concentraciones en Cantabria el martes, día 7 y en León, el día 13. A esto se añadirá la convocatoria de Paros Agrarios en las zonas productoras, el primero de ellos en Córdoba, el 21 de diciembre.

Estas protestas, que se intensificaran en las próximas semanas en todos los territorios, son continuación de las que se vienen produciendo en los últimos meses y de las que se iniciaron en 2019-2020 y se vieron interrumpidas como consecuencia de la aparición de la pandemia del covid-19.

MOTIVOS NO LES FALTAN: LA PAC, LAS EXIGENCIAS MEDIOAMBIENTALES, LA SUBIDA DE LOS COSTES, SEGUROS AGRARIOS O CUESTIONES SOCIALES Y LABORALES

Los agricultores y ganaderos de todo el país saldrán de nuevo a las calles y carreteras en todas las zonas productoras, convocando concentraciones, marchas y manifestaciones, en protesta por la crisis que les está ahogando. La brutal subida de los costes de producción y  los desequilibrios en la cadena agroalimentaria que impiden percibir unos precios justos en origen y que ponen en peligro la rentabilidad de las explotaciones son argumentos principales de estas protestas, aunque no los únicos.

La PAC y nuevas exigencias medioambientales; los controles en frontera; las cuestiones sociales y laborales y la contratación de la mano de obra en el campo; la necesidad de adaptar los seguros agrarios; las tarifas eléctricas y los problemas con la fauna salvaje  son motivos de sobra para la protesta.

En los próximos días, las organizaciones agrarias detallarán el calendario completo de las protestas que se están programando en las distintas comunidades autónomas, así como las reivindicaciones que se plantearán al conjunto del Gobierno, ya que afectan a diferentes ministerios y no solo a Agricultura.

Los agricultores y ganaderos «no pueden más, por eso lanzan este #SOSrural para defender su profesión y su dignidad y reclamar medidas de apoyo a un sector estratégico de la economía del país que contribuye de forma esencial al mantenimiento del medio rural y los espacios naturales».  El campo no se va a quedar quieto y se augura un diciembre muy caliente.