La última semana de julio, la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, ya alertaba por vez primera de la ola de robos que se estaban produciendo en el campo y cuyo objetivo eran los sistemas de radionavegación (GPS) que llevan incorporados los tractores y cosechadoras para facilitar las labores de siembra, aplicación de tratamientos y cosecha. En los últimos días, coincidiendo con el momento álgido de la siembra del cereal de invierno, las denuncias de robos de GPS se han ido intensificando principalmente en la provincia de Huesca, siendo los agricultores de la Comarca de Monegros los más afectados.

Por esta razón, UAGA exige a la Delegada del Gobierno en Aragón y a la Guardia Civil que abran investigaciones que ayuden a determinar dónde se están vendiendo los GPS robados, si existe un mercado de segunda mano en España o se envían a otros países.

Además, la organización exige acciones inmediatas y coordinadas entre las fuerzas de seguridad de todo el estado para saber en qué zonas se están produciendo los robos y poder desarticular a las bandas que se dedican a robar por encargo. Así mismo, UAGA solicita que se investiguen los foros de internet y redes sociales donde han aumentado las operaciones de compra-venta de GPS de segunda mano.

ADEMAS DE LOS ROBOS DE GPS ESTÁ HABIENDO UN DESABASTECIMIENTO POR LA FALTA GLOBAL DE CHIPS

La creciente demanda de sistemas de autoguiado por parte de los agricultores para reducir el solapamiento en las pasadas del tractor por la parcela y economizar así gastos de producción, sumada a la escasez global de chips semiconductores, ha provocado un desabastecimiento de GPS. Por ese motivo, UAGA informa de que estos robos además de la pérdida económica directa, implica para los afectados un importante perjuicio en las labores agrícolas ya que no pueden reemplazar el equipo sustraído porque las empresas que comercializan este tipo de GPS trabajan actualmente con un plazo de entrega que oscila entre tres y seis meses.

Para poner coto a estos robos de GPS, UAGA ha venido aconsejando a los agricultores que tengan equipos de geoposicionamiento, que los recojan y guarden al terminar la faena en el campo. Sin embargo, este consejo no está siendo de utilidad, ya que en los tres últimos robos los ladrones han reventado (utilizando incluso una radial) las puertas de los almacenes donde estaban guardados los tractores. Unos hechos que llevan a deducir que los cacos hacen un seguimiento previo a los tractores que tienen este tipo de equipamiento.

Por último, la organización recomienda a todas las personas que vayan a comprar un GPS de segunda mano, solicitar la factura al vendedor o una garantía del origen de ese equipo.

* Estos sistemas de radionavegación para maquinaria agrícola tienen dos componentes principales: una antena (o receptor) y un monitor. El precio de este equipamiento oscila entre los 6.000 y los 12.000 euros, según el fabricante.