ASAJA, COAG y UPA han desarrollado en la última semana varias reuniones de trabajo y coordinación con vistas a lo que se espera sea una multitudinaria manifestación de agricultores y ganaderos el próximo día 21 de febrero, sumando a su convocatoria la adhesión y apoyo de las organizaciones de cooperativas FECOAM y FECAMUR, el SCRATS, las asociaciones de productores y exportadores PROEXPORT y APOEXPA y los sindicatos UGT y CCOO.

De esta forma, la denuncia de prácticas comerciales abusivas y los comportamientos de la distribución agroalimentaria, que impiden a los productores recibir precios justos por sus productos que compensen los costes de producción, se presenta como un problema que perjudica al conjunto de la sociedad y adquiere una dimensión económica y social más allá de los perjuicios que ocasiona a los propios agricultores y ganaderos.

Asambleas y reuniones informativas comenzarán a celebrarse durante estas dos próximas semanas en distintas localidades de la Región, en la que los organizadores animarán a la participación en la manifestación y propondrán la celebración simultánea, el día 21 de febrero, de un paro general de toda la actividad agrícola y ganadera y de las actividades económicas vinculadas a ella.

Finalmente, y como avanzaron en rueda de prensa los máximos responsables de ASAJA, COAG y UPA en la Región, la manifestación pretende ser una llamada de atención a todas las administraciones que tienen la obligación de velar por el correcto funcionamiento de la cadena alimentaria y la equidad entre los operadores que la constituyen, desde la Unión Europea, el Gobierno de España como el de la Región de Murcia, de ahí la intención de los convocantes de que la manifestación se inicie frente al Palacio de San Esteban, discurriendo por la Gran Vía y Avenida Teniente Flomesta, finalizando frente a la Delegación del Gobierno.

Manifestación en mallorca porque «los agricultores y ganaderos de Baleares están al límite»

Asimismo, las entidades agrarias y ganaderas Asaja Baleares, Unió de Pagesos de Mallorca y UPA-AIA Illes Balears se concretaron este sábado 8 a la entrada de Campos (Mallorca) porque «los agricultores y ganaderos de Baleares están al límite» y «cada vez es más insostenible su continuidad».

La protesta ha tenido como objetivo concienciar a la población sobre la necesidad de consumir productos locales y hacer posible la supervivencia del sector.

Estas organizaciones han querido manifestar las «graves dificultades» por las que «atraviesan» los agricultores y ganaderos de las islas, y la «necesidad» de encontrar «soluciones inmediatas» que ayuden a reducir los costes de producción y «compensar» los efectos de la insularidad.

Entre los problemas que han puesto sobre la mesa figuran la congelación de lo que cobran los productores de los alimentos, mientras que «año tras año suben los precios de producción». La consecuencia es el cierre de explotaciones agrarias y al «abandono» de la actividad.