Con el argumento de mantener sus márgenes, las grandes marcas y fabricantes de alimentación ya anuncian una subida de precios por el incremento de costes de materias primas y el precio de la luz. En alimentación la materia prima principal la aportan los productores/as. Por eso, desde UPA Huelva se pregunta si ¿»Eso supone que la subida de precios se hace para respetar un precio justo para los agricultores/as y ganaderos/as? Y si no es así ¿Se actuará para protegerlos?»

La organbización agraria ya vino anunciando desde el pasado día 13 de septiembre sobre la subida de costes imprescindibles para poder ejercer la actividad empresarial en una explotación agrícola o ganadera. Sin embargo, los agricultores/as y ganaderos/as desconocen si estas subidas van a poder ser repercutidas en el precio final de sus productos. Todo ello con la circunstancia de que con esta incertidumbre tienen que asumir su inversión para toda la campaña.

En paralelo las grandes empresas fabricantes de alimentación y la gran distribución ya está poniendo en aviso a los consumidores para que vayan asumiendo que van a tener que soportar un aumento de precios debido a una subida de materias primas y el coste de la energía.

«Teniendo en cuenta que la principal materia prima para las grandes marcas y fabricantes es el alimento y que los productores/as que lo aportan también están sometidos a una subida de costes, es lógico entender que esta subida de precios que se argumenta por parte de las grandes cadenas debe estar orientada, entre otras cosas, para poder pagar un precio adecuado a los agricultores/as y ganaderos/as que les suministran», aseguran desde la organización agraria.

«SI VA A EXISTIR UNA SUBIDA DE PRECIOS ALIMENTARIOS, ESTA SOLO PUEDE JUSTIFICARSE SI SE LES PAGA UN PRECIO MAYOR A LOS AGRICULTORES/AS Y GANADEROS/AS»

UPA Huelva confía en que sea así. «Si va a existir una subida de precios alimentariosde las grandes marcas y fabricantes, esta solo puede justificarse porque, como los sobrecostes recaen en todos los elementos de la cadena de valor del alimento, a cada eslabón de la cadena hay que pagarle un precio mayor y eso repercute en el precio final. Y eso, por supuesto, incluye a los agricultores/as y ganaderos/as».

UPA Huelva quiere incidir en que, si esto no ocurre así es «porque determinados eslabones de la cadena quieren mantener márgenes repercutiendo un sobrecoste a los consumidores/as pero sin pagar un precio justo a los agricultores/as y ganaderos/as conforme a sus costes de producción. Esto supondría un paso más en la especulación que sufre el campo».

Y si esta situación ocurre, se pregunta «¿Quién protege a los agricultores/as y ganaderos/as? El sector agrícola y ganadero de la provincia de Huelva también está sufriendo una subida generalizada de los costes de producción que son estrictamente necesarios para poder ejercer la actividad. Incluso se están dando casos de desabastecimiento de materiales debido a los mismos condicionantes que sufren otros sectores. También la mano de obra sube y a esto hay que añadir que las normas a cumplir para el desarrollo de la actividad agraria son cada vez más exigentes y esta previsto que lo sean aún más a corto y medio plazo. Todo esto implica de una forma directa e indirecta un mayor coste de producción que debería poder repercutirse en el precio final del producto. Sin embargo, el agricultor/as y ganadero/a es el único de toda la cadena de valor que no tiene asegurada esta posibilidad».

UPA Huelva quiere destacar que es precisamente esta la cuestión que no se está resolviendo. Frente a las nuevas exigencias normativas que le llegan impuestas al agricultor/a y ganadero/a, y frente a la subida de costes,» nadie se está preocupando de que esto venga aparejado con un precio justo para que las explotaciones sean rentables. Es precisamente su posición de debilidad por tener un producto perecedero (como ocurre en el caso de los frutos rojos, los cítricos, la carne o la leche) la que hace que la agricultura y la ganadería sean el eslabón más débil y susceptible de sufrir mayor presión y desamparo».

Finalmente, UPA Huelva demanda que las administraciones competentes hagan un ejercicio de visión global de la posición de indefensión que actualmente tiene el sector agrícola y ganadero con carácter general y de forma particular en la provincia de Huelva. Si solo hay una política de nuevas exigencias y más costes pero se olvidan de aportar soluciones reales sobre el precio justo para la agricultura y la ganadería, solo puede haber abandono de la actividad, despoblación y desabastecimiento de productos.