La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, retomará las movilizaciones, en el mes de septiembre, para exigir al Ministerio de Agricultura la aplicación de una PAC profesional y justa que destine prioritariamente los recursos económicos al mantenimiento del tejido productivo basado en el modelo social: la explotación agraria familiar.

Como continuación de las tractoradas realizadas el 22 de abril en Teruel, el 29 de abril en Huesca y el 6 de mayo en Zaragoza, Cariñena y Ejea de los Caballeros, UAGA volverá a movilizarse en defensa de una agricultura ejercida profesionalmente por mujeres y hombres que viven en los pueblos. La organización agraria centrará sus reivindicaciones en:

– Conseguir una correcta definición de “Agricultor genuino”. Aquella persona que trabaja directamente la tierra y cuida el ganado, a la que la actividad agraria le reporta la mayoría de sus ingresos (más del 50%) y cotiza como autónomo agrario a la seguridad social.

– Ayuda redistributiva. Es la medida a través de la cual la administración puede destinar recursos a las pequeñas y medianas explotaciones, orientando esos fondos a un pago por las primeras hectáreas en producción. UAGA exige que estas ayudas se dirijan a los profesionales.

– Lograr que las ayudas destinadas a Desarrollo Rural (programa 2023-2027) también le lleguen prioritariamente a los profesionales agrarios.

– Abolición derechos históricos.

Para sumar apoyos, UAGA solicitará una reunión al resto de organizaciones agrarias de Aragón con el fin de explicarles su tabla reivindicativa y aunar fuerzas para lograr una PAC profesional y justa.

Por otra parte, con motivo de la Conferencia de Presidentes Autonómicos que tiene lugar este viernes 30 en Salamanca, UAGA insta al Presidente de Aragón, Javier Lambán, a hablar de la PAC y a defender el acuerdo alcanzado en estaComunidad entre partidos políticos y organizaciones agrarias. Dado que uno de los puntos del día de la Conferencia es la “Estrategia Nacional 2030 frente al Reto Demográfico”, UAGA considera que es una buena oportunidad para que el presidente Lambán defienda que la futura Política Agraria, que ahora está en negociación, tenga una buena distribución de los fondos, dirigidos principalmente a los profesionales de la agricultura y ganadería, actividades imprescindibles para vertebrar el territorio.