La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha informado de que la dotación de 9,5 millones de euros destinada inicialmente a las ayudas a la contratación de los seguros para explotaciones agrarias y ganaderas andaluzas para el ejercicio 2019 se incrementará en un millón de euros cuando el presupuesto de la Junta de Andalucía “esté puesto a disposición del sector”.

Estas declaraciones de Crespo hacen alusión a la publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) de la orden que regula estas subvenciones. Reforzar la apuesta por la bonificación de este tipo de pólizas ha sido, en este ejercicio, una de las prioridades de la Consejería al tratarse, como explica la propia consejera, de “una cuestión que el campo necesita al ser fundamental para hacer frente a situaciones derivadas de las inclemencias meteorológicas, accidentes o enfermedades que repercuten en las rentas de los productores”.

Carmen Crespo ha hecho hincapié en que “el campo tiene que estar asegurado” y ha apuntado que desde la Consejería se trabaja para hacer los aseguramientos “más atractivos”, por ejemplo, ampliando los recursos destinados a su contratación. El objetivo, como ha apuntado la titular de Agricultura, es que aumente el número de productores que tengan sus cultivos y ganado asegurados.

Como recoge el BOJA, pueden beneficiarse de estos incentivos todos aquellos productores o entidades que desarrollen su actividad agraria, forestal o acuícola en Andalucía, hayan contratado una póliza de seguro en 2018 y que así mismo, hayan recibido la subvención al seguro agrario combinado a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa).

De esta forma, y para favorecer la simplificación administrativa, no será preciso que los interesados presenten ninguna solicitud, ni documentación adicional para acceder a estas subvenciones. Únicamente será necesario presentar la renuncia a la ayuda en el caso de que el beneficiario lo considere oportuno.

Porcentaje de ayuda y titularidad compartida

Carmen Crespo ha puesto en valor que la nueva orden de ayudas recoge importantes novedades para 2019 con respecto a la intensidad de la ayuda que se concede. En el caso de las subvenciones a las explotaciones hortofrutícolas, por ejemplo, se produce un incremento en diez puntos en comparación con la convocatoria del año pasado al considerarse una producción que aporta un alto valor a la economía andaluza; y para los seguros de sectores del olivar y cítricos, afectados por situaciones de bajos precios, la Consejería apuesta por subvencionar el 100% de la ayuda que presta el Gobierno central.

En general, la subvención regional, sumada a la concedida por Enesa, no superará los límites establecidos en las directrices comunitarias sobre ayudas estatales al sector agrario. Según el reglamento europeo, el porcentaje o intensidad máxima de apoyo se limitará al 65% de los costes de la prima de seguro con carácter general, al 100% para la eliminación del ganado fallecido y al 75% para la destrucción del mismo. Para las producciones acuícolas, el porcentaje o intensidad máxima de la ayuda será del 50%.

Por otro lado, la consejera ha puesto también en valor que en esta ocasión el Gobierno autonómico está “beneficiando las posibilidades de la mujer en el campo” al incrementar en un 10% las ayudas concedidas a las personas beneficiarias que se encuentren inscritas en el Registro de Titularidad Compartida de Explotaciones Agrarias de Andalucía.

Esta apuesta de la Junta responde también a una forma de potenciar la contratación de los seguros agrarios, por considerarlo como una de las mejores herramientas que sabe gestionar el riesgo, con el fin de cubrir los daños producidos y evitar la pérdida de rentas, aumento del endeudamiento y el abandono de la actividad agrícola o ganadera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here