El presidente de la Asociación Agromuralla, que agrupa a ganaderos de las provincias de Lugo y A Coruña, Roberto López, ha reconocido que algunas explotaciones tendrán pronto “problemas de pagos” si no sube el precio de la leche en origen, dado que en estos momentos no es suficiente para cubrir el coste de producción.

En declaraciones a Efeagro, ha explicado que “en este momento el coste de producción es un 20% superior” al que tenían que amortizar las granjas “hace cuatro meses”, fundamentalmente por la subida del precio de los alimentos para los animales.

“Si el margen de las explotaciones ya era muy reducido, en este momento podemos decir que es nulo y que la actividad de las granjas nos está yendo al bolsillo”, ha aclarado.

En ese sentido, ha avisado de que “si no se modifican los contratos” de suministro con las industrias y sube “el precio de la leche”, algunas explotaciones “tendrán problemas de pagos” dentro de poco, porque “no dan las cuentas”.

Una situación de precariedad que no parece que vaya a tener un punto y final a corto plazo, ya que las previsiones de Rabobank no auguran muchas esperanzas. De hecho, según un estudio, los precios del mercado de cereales y oleaginosas están alcanzando máximos de casi una década. Las preocupaciones sobre el suministro por el clima adverso en regiones clave de crecimiento, combinadas con una fuerte demanda, hicieron subir los precios. Si bien recientemente ha habido un respiro, Rabobank espera que los precios de los piensos se mantengan firmes hasta bien entrado el 2022, presionando los márgenes de los productores lácteos.

Eso sí, señala que los precios de la leche a nivel mundial han mantenido una tendencia al alza en buena parte de las zonas productoras. Sin embargo, es probable que los riesgos climáticos y los precios de los piensos limiten ese crecimiento.