Estados Unidos quiere convencer a los países latinoamericanos de crear una estrategia común para avanzar hacia una agricultura más sostenible sin sacrificar la productividad, un enfoque que serviría como contrapeso a la estrategia «De la Granja a la Mesa» de la Unión Europea (UE).

En una entrevista con Efe este viernes, el secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, reveló que conversó con sus homólogos en Brasil y en México para crear una «coalición para el crecimiento de la productividad», porque no le convence el modelo europeo, basado en parte en la reducción del uso de pesticidas.

«Podría haber una pérdida grande en la productividad si seguimos la senda que han escogido los europeos. No creemos que tengamos que sacrificar la productividad para conseguir sostenibilidad, creemos que se pueden conseguir ambas cosas», dijo Vilsack.

Estados Unidos todavía está dando forma a la iniciativa, pero Vilsack aseguró que ya recibió «una respuesta muy positiva» de su homóloga brasileña, Tereza Cristina, y que su contraparte mexicano, Víctor Villalobos, «también entiende las oportunidades» que supondría esa coalición.

«El continente americano, en particular, tiene una oportunidad de unirse, porque compartimos enfoques comunes sobre la tecnología, enfoques comunes sobre la agricultura; y creemos que eso ofrece otra alternativa, otra forma de llegar a cero (emisiones) netas», opinó Vilsack.

Lo que quiere evitar Estados Unidos, continuó el titular de Agricultura, es «una situación en la que Europa básicamente promueva, mediante arreglos comerciales, que nuestros cultivos no tengan acceso a mercados extranjeros».

EEUU RECHAZA LA DECISIÓN EUROPEA DE REDUCIR EL USO DE PLAGICIDAS UN 50% Y DE FERTILIZANTES UN 20%

«Tanto Brasil como Estados Unidos dependen de las exportaciones, y queremos asegurarnos de que, se use el camino que se use (en la UE), que no restrinja el comercio», recalcó.

Uno de los aspectos que Vilsack no considera adecuado de la estrategia «De la Granja a la Mesa» de la UE es su plan de reducir el uso de plaguicidas químicos en un 50% y de fertilizantes en al menos un 20% para 2030.

En marzo pasado, un informe del Departamento de Agricultura estadounidense (USDA) concluyó que si se aplicara esa misma estrategia a nivel global, la producción agrícola mundial podría caer hasta un 11% y los precios de los alimentos podrían subir hasta el 89 %.

«Realmente no podemos permitirnos no tener una productividad adecuada, porque si no, tendremos mucho estrés y mucho conflicto basado en (la falta de) acceso a alimentos», subrayó Vilsack.

En lugar de restringir tan estrictamente el uso de pesticidas y herbicidas, Washington cree que es mejor aprovechar los avances en innovación para «utilizarlos de forma más precisa», partiendo de que cada terreno es «diferente en cuanto a lo que necesita».

«Al mismo tiempo, creemos que hay una enorme oportunidad con la edición genética y con otras tecnologías, para potencialmente crear cultivos que no necesiten necesariamente tantos pesticidas», indicó el miembro del Gabinete del presidente Joe Biden.