No hay semana en la que desgraciadamente no haya que hacer una lista de bajas por culpa de los accidentes con tractores. En esta que ahora acaba, hay que contabilizar dos accidentes con un fallecido. El último, según han informado efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos de Castellón han rescatado este jueves 4 el cuerpo sin vida de un jubilado de 78 años que había quedado atrapado debajo de un tractor en un huerto de la localidad castellonense de Matet.

Según han informado fuentes del Consorcio de Bomberos, hacia las 13.15 horas han recibido un aviso de la Guardia Civil, en el que confirmaba que había un hombre fallecido debajo de un tractor que había volcado.

Los bomberos han podido liberar el cuerpo, que se trataba de un jubilado de 78 años, vecino de Algimia de Almonacid que estaba regando sus almendros, mediante los equipos de excarcelación tras levantar el vehículo.

Por su parte, un agricultor de 61 años resultó herido al sufrir un accidente laboral cuando manipulaba un tractor en l’Alcúdia, según explicó el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (Cicu).

A las 9.45 horas se elertó al Cicu de un accidente agrícola en L’Alcúdia, en la partida Clot de la Dehesa, donde un hombre había recibido un golpe fuerte al manipular la toma de fuerza de un tractor. Los sanitarios allí desplazados atendieron al hombre por politraumatismo y, posteriormente, lo trasladaron al hospital.

NUEVA MUESTRA DE SOLIDARIDAD DEL CAMPO

Afortunadamente, no todo son malas noticias cuando se habla de tractores en el campo ni hay que hablar de un caso con un fallecido. El pequeño municipio de Laguardia, en la Rioja Alavesa, tiene la incidencia acumulada más alta de toda Euskadi, de cerca de 2.700 casos por cada 100.000 habitantes. Solo en los últimos ocho días, se ha contagiado el 2% de la población total: 30 de los 1.505 vecinos. Nadie en el pueblo sabe por qué razón se han disparado los casos y, aunque se han detectado varios brotes, se desconoce cuál es el vínculo que los relaciona.

Sin embargo, ante esta situación, y como ya sucediera en la primera ola, desde el sector no se ha dudado en sacar un tractor con un depósito para ayudar a fumigar la localidad y colaborar en las tareas de desinfección.