La Guardia Civil ha detenido a dos hombres de 57 y 42 años que supuestamente habían robado más de 900 toneladas de trigo valoradas en 241.000 euros de una empresa de Mojados (Valladolid) el pasado mes de mayo y que han sido encontradas, ya transformadas en harina, en Benavente (Zamora).

Los detenidos están acusados de los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico y robo con fuerza en las cosas, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado.

La operación, denominada «Silos», se inició a raíz de la denuncia interpuesta ante la Guardia Civil por el responsable de una empresa productora de cereal de Mojados (Valladolid) sobre la sustracción de más 900 toneladas de trigo cuyo valor económico ascendía a 241.000 euros.

El trigo sustraído se había vendido a un precio inferior al de mercado a una empresa que le dio cobertura legal

Los agentes comprobaron que numerosos camiones de varias empresas habían estado cargando durante días el trigo sustraído y, gracias a la colaboración ciudadana, se logró identificar a una de estas empresas, lo que orientó las investigaciones hacia una compañía harinera de la localidad de Benavente (Zamora).

Los agentes constataron que el destino del trigo había sido transformado en harina, acreditando la harinera documentalmente la compra legal del trigo sustraído, por un importe de 101.295 euros (cantidad notablemente inferior al precio de mercado), a una empresa radicada en Aguilar de Campoo (Palencia).

Desplazados a esta localidad y tras practicar gestiones, la Guardia Civil procedió a la detención del gerente de la empresa dedicada a la compra-venta de cereal, como supuesto autor de un delito de Receptación, al no acreditar la compra del cereal.

Durante la investigación los agentes obtuvieron la información de que había pagado por el trigo la cantidad de 78.000 euros, obteniendo un beneficio de unos 23.000 euros por ejercer de intermediario y dar cobertura legal (facturas).

Tras tomar declaración al detenido, los agentes comprueban que la autoría de los hechos corresponde a un vecino de Mojados, actualmente en paradero desconocido, que sin el consentimiento de la empresa afectada y aprovechando que tenía llaves de la nave -ya que anteriormente había sido propietario de la misma- accedió a ella y organizó todo el entramado para dar salida y venta al grano.

La venta del grano se realizó por mediación de una persona que puso en contacto al vendedor con la empresa de Aguilar de Campoo, procediendo a su detención por un delito de robo en la Figura de Cooperador Necesario.

La operación ha sido desarrollada por agentes pertenecientes al Equipo ROCA de Medina del Campo (Valladolid).