La Guardia Civil ha detenido a dos ganaderos cordobeses como presuntos autores de delitos de lesiones y amenazas tras supuestamente agredir y amenazar de muerte este miércoles 24 a un veterinario de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) de Los Pedroches I, en la localidad de Pozoblanco, que tuvo que ser trasladado al hospital comarcal, donde «le han diagnosticadorotura de tímpano izquierdo».

El inicdente, que no ha sido el primero, ha provocado que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía vaya a dotar de un servicio de seguridad privada a las Oficinas Comarcales Agrarias de las localidades cordobesas de Pozoblanco e Hinojosa del Duque, mientras los trabajadores de la OCA protestaban en demanda de más seguridad.

los incidentes ocurrieron cuando se les informó de la suspensión del código de explotación dimanante

Según recoge la denuncia, los hechos se produjeron cuando la OCA notificó a unos ganaderos una resolución de suspensión del código de explotación dimanante. Dicha notificación se tuvo que realizar en las dependencias de la Guardia Civil, dado que «la familia que debía ser notificada es violenta, siendo habitual que la misma insulte a los inspectores veterinarios y que incluso los llegue a agredir».

VETERINARIO AGREDIDO 2Así, mientras el veterinario agredido realizaba unas fotocopias en la OCA, comenzó a sentir golpes por parte de dos personas, que lo llevaron «a golpes y empujones a la barandilla de la escalera, tratando de tirarlo por el hueco», algo que no se produjo gracias a las personas que en ese momento se encontraban en la Oficina, algunas de las cuales también prestaron declaración este miércoles.
Como consecuencia de los hechos, el veterinario tuvo que acudir al Hospital Comarcal Valle de Los Pedroches, donde fue atendido reflejando el parte médico una rotura del tímpano por traumatismo, además de los hematomas que presentaba. Según la denuncia, sería la segunda agresión por parte de la misma familia de esta índole en dos meses, aunque la que se produjo en julio tuvo lugar en la localidad cordobesa de Dos Torres, cuando se intentaba detectar un caso de supuesto tráfico de crotales de vacas.