La Guardia Civil dentro del marco de los servicios que viene realizando en la provincia de Córdoba durante la campaña de recolección de cítricos, que se viene realizando principalmente en la Comarca del Valle medio del Guadalquivir, ha detenido a dos personas y ha investigado a otros nueve, por robo de cítricos, a la vez que ha recuperado más de 1.100 kilogramos de naranjas que los supuestos autores ya habían introducido para su venta en el mercado.

La Guardia Civil venía detectando que se había producido en los últimos meses un ligero incremento en los hurtos de frutos del campo, concretamente de cítricos, en la comarca del Valle medio del Guadalquivir, Ante ello, a la vez que se estableció un dispositivo de servicio preventivo en la zona se inició una investigación para la identificación, localización y detención de los supuestos autores de los hurtos.

El análisis de los datos obtenidos en las denuncias recibidas unido a la investigación que la Guardia Civil venía realizando, permitió identificar a los dos supuestos autores de los hurtos, que resultaron ser dos vecinos de una barriada de la localidad de Córdoba, los cuales se valían de otros vecinos de Córdoba, para la venta de las naranjas sustraídas en diferentes fruterías repartidas por la provincia, valiéndose para ello, de la confianza que generaban en el sector de la distribución de productos del campo, al llevar mucho tiempo relacionados con la compra-venta de este tipo de productos, no aportando para su venta en ninguna ocasión factura ni documento alguno que certificara la trazabilidad de estos alimentos, ya que eran sustraídas en fincas de la comarca.

Una vez identificados los supuestos autores de este robo de cítricos, los guardias civiles centraron sus esfuerzos en localizar los puntos de venta o introducción en el mercado de los frutos sustraídos que permitió intervenir en uno de los puntos de venta inspeccionados 1.165 kg. de naranjas, de procedencia ilícita que fueron depositadas en las instalaciones de Mercacórdoba, las cuales según investigaciones posteriores habían sido sustraídas de una explotación ubicada en Fuente Palmera.

Una vez obtenidos indicios y pruebas suficientes de la implicación en los hurtos y posterior venta de las naranjas sustraídas de once personas, se procedió a la detención de dos de ellos como supuestos autores de los hurtos y a la investigación de otras nueve, regentes de fruterías y comercios de frutas y verduras, como supuestos receptadores de las naranjas sustraídas, los cuales facilitaban al adquirirlas para la venta en sus establecimientos su introducción en el mercado lícito.

Detenidos, investigados, naranjas recuperadas y diligencias instruidas han sido puestas a disposición de la Autoridad Judicial.