La Guardia Civil, en el marco de la Operación «Merinas», ha detenido a dos personas, un hombre de 47 años y una mujer de 41, como presuntos autores de ocho delitos de hurto de 37 cabezas de ganado ovino y ha conseguido recuperar varias cabezas de ganado sustraídas.

La operación es fruto de la investigación llevada a cabo por el Equipo ROCA de Cáceres en el marco del plan contra el robo en explotaciones agrícolas y ganaderas.

Los hechos se remontan a finales del pasado mes de marzo cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que en varias explotaciones ganaderas de la provincia de Cáceres (Campo Lugar, Moraleja, Arroyomolinos, Torremocha, Alia) y otras de la provincia de Badajoz, se había procedido al hurto de 37 cabezas de ganado ovino.

Los autores de los hechos tan solo sustraían una o dos cabezas de ganado de las mejores del rebaño cada vez

Los autores de los hechos tan solo sustraían una o dos cabezas de ganado de las mejores que podían sustraer en cada explotación ganadera, una forma de actuar que llevó a la Guardia Civil a determinar que podría tratarse de otros ganaderos, según informa la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres en una nota de prensa.

El Equipo ROCA de Cáceres sospecha que el ganado sustraído pudiera estar en el interior de una explotación ganadera en el término municipal de Cáceres, por lo que realizan una laboriosa inspección en dicha finca con apoyo del Seprona de la Guardia Civil.

Así, comprueban la titularidad de 534 animales ovinos, mediante la lectura del crotal electrónico de forma individualizada.

Como resultado de la inspección, fueron localizadas ocho cabezas de ganado ovino de las 37 sustraídas en los últimos meses de diferentes explotaciones ganaderas de Extremadura y se procedió a la detención de los propietarios de la explotación inspeccionada.