Dos centenares de tractores de diversos puntos de la provincia de Salamanca han recorrido las calles de la capital salmantina este viernes 28 como forma de lucha a favor del sector primario, y para reclamar respeto al medio rural y a la agricultura y ganadería.

Tras recorrer cerca de tres kilómetros hasta la subdelegación del Gobierno en Salamanca, se ha leído un manifiesto, elaborado por las organizaciones agrarias Asaja, UPA y COAG.

En el mismo se ha advertido de que el sector primario «está siendo amenazado por multitud de agentes externos» a su actividad y que se ha convertido «en una moneda de cambio para los políticos que, unos, intentando buscar votos, y otros, lanzando campañas contra el consumo de nuestros productos, lo único que están consiguiendo es que la sociedad nos mire con desprecio y alimenten bulos».

«SE NOS ACUSA DEL CAMBIO CLIMÁTICO, DE MALTRATAR A LOS ANIMALES Y DE VIVIR DE SUBVENCIONES. NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD”

En la manifestación han estado dirigentes provinciales de PP y Ciudadanos, así como la portavoz del Grupo Parlamentario VOX en el Congreso de los Diputados, Macarena Olona.

«Se nos acusa del cambio climático, de maltratar a los animales y de vivir de subvenciones. Nada más lejos de la realidad, la agricultura y la ganadería es el único sector que descontamina, que cuida a sus animales, que cuida el entorno rural y, si necesitamos apoyo, es porque nos pagan por debajo de lo que nos cuesta producir», han referido.

Y por ello, han pedido «precios justos y más respeto por el modo de vida agrícola y ganadero, ya que sin los profesionales del campo no existiría la vida como tal», han añadido los agricultores y ganaderos en el manifiesto.

Además, se ha entregado a la subdelegada del Gobierno este texto con un decálogo de medidas que han suscrito las tres organizaciones agrarias que han convocado la protesta.

Se plantea «un plan de choque contra el incremento de costes de producción», la aplicación «inmediata de la Ley de la Cadena Alimentaria», un nuevo Plan Hidrológico, «protección de agricultores y ganaderos profesionales en la PAC«, unos «criterios medioambientales realistas», el «control de la fauna salvaje» o la indemnización «por daños de la fauna salvaje».

Y que se implanten las «medidas necesarias para hacer más atractiva la profesión agrícola y ganadera a los jóvenes» y pueda darse «un efectivo relevo intergeneracional», solicitando «actuaciones, no sólo palabras, sino una batería de normativas que faciliten la incorporación de jóvenes al campo y no que las penalicen, como está sucediendo en la actualidad».