La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha denunciado que, a excepción de Vall Companys, las grandes empresas integradoras no están trasladando a los ganaderos las subidas de los precios del pollo al consumidor. Durante la última semana, el PVP del pollo ha pasado de media de 2,85€/kg a 3,19€/kg en las principales cadenas de supermercados.

Pedimos responsabilidad a todos los eslabones de la cadena de valor de la carne de pollo, (empresas integradoras y cadenas de distribución que aún están utilizando el pollo como producto reclamo (LIDL y Eroski)) para que los productores reciban una remuneración justa y se evite el cierre de granjas avícolas”, ha subrayado Jaume Bernis, responsable del sector avícola de la Ejecutiva de COAG, al tiempo que ha recordado que la Ley de la Cadena Alimentaria obliga a pagar unos precios por encima de costes a los ganaderos.

La situación de los productores avícolas  es crítica ante el brutal incremento de los costes de producción, disparados por el vertiginoso aumento de los precios de gasóleo (+96%), energía (luz y gas +150%), plásticos (+50%), agua (+30%), fertilizantes (+150%), durante el último año.

Desde COAG quieren trasladar la necesidad de tener una cadena de valor sostenible que genere valor y sea repartido de manera equilibrada entre los diferentes eslabones de la misma. “La cadena de valor del sector avícola no puede fundamentarse en una producción a pérdidas para los ganaderos que ya contaba con unos estrechos márgenes de rentabilidad en el que se movían normalmente las pequeñas y medianas explotaciones”, ha apuntado el responsable del sector avícola de la Ejecutiva de COAG.

Por eso, confian en que los supermercados e integradoras sean sensibles a las reclamaciones que hacen desde el sector avícola de COAG, que no tienen otro fin que garantizar la viabilidad presente y futura de 5.000 explotaciones avícolas familiares. “No dudaremos en defender al sector con los instrumentos que nos concede el Estado de derecho y denunciaremos ante la AICA a aquellos operadores que no cumplan con la Ley de Cadena Alimentaria”, ha advertido Bernis.