El 82% de los consumidores españoles tiene en cuenta el origen de los alimentos frescos antes de comprarlos, tanto que casi 6 de cada diez lo consideran como un factor determinante a la hora de adquirirlos, según un análisis diseñado por la cadena Aldi.

Además, un 86% admite que prioriza la compra de productos de origen nacional por encima de los extranjeros y un 78% prefiere los alimentos de su propia región.

El estudio, elaborado por el Observatorio de Frescos de la compañía de distribución, se ha realizado a través de un cuestionario a un panel externo a 3.254 españoles en marzo de 2022.

En esta misma línea, el estudio revela que el principal motivo por el que la mayoría de los consumidores españoles (un 84%) leen el etiquetado de los productos frescos es precisamente para conocer su origen.

Conocer el tipo de cultivo o de cría es la segunda opción por la que los consumidores admiten leer el etiquetado, con un 42%.

Le sigue el interés por conocer si se trata alimentos frescos de temporada (con un 36%), cuál es el proveedor (con un 31%) y saber si tiene certificaciones (con un 29%).

En último lugar, el factor que menos tienen en cuenta para leer el etiquetado de los productos, es comprobar que el packaging es sostenible.

FACTORES QUE CUENTAN A LA HORA DE LA COMPRA SI EL PRODUCTO ES NACIONAL

Asimismo, cuando el producto fresco es de origen nacional, siete de cada diez consumidores dan prioridad a aquellos que sean de temporada.

De igual forma, las denominaciones de origen y las denominaciones de origen protegidas o las Indicaciones geográficas protegidas se encuentran en segundo y tercer lugar.

Precisamente sobre las denominaciones de origen, el observatorio señala que la categoría alimentaria en la es más importante esta propiedad es en la carne fresca, seguido de la del pescado y el marisco.