Tras diez años de esfuerzos, la Comisión Europea y los Estados miembros de la Unión Europea (UE) siguen intentando la simplificación de la PAC para hacer más eficaz el complejo entramado de la Política Agrícola Común.

Eliminar de la agricultura europea las barreras consideradas superfluas, la simplificación de la PAC en definitiva, podría parecer un proceso fácil. Pero si se tiene en cuenta el papel multidimensional de los agricultores en Europa, se comprueba que la tarea no es nada sencilla.

Uno de los principales retos de la simplificación de la PAC es la carga administrativa de la Política Agrícola Común, una de las reclamaciones reiteradas de los agricultores cada vez que se ha acometido una reforma de esta política comunitaria, una de las “columnas vertebrales” de la UE junto a la cohesión, como recordaba recientemente la comisaria europea de Política Regional, Corina Cretu. Y es que el desafío de la simplificación de la PAC figura desde hace tiempo sobre la mesa de los negociadores europeos, según ha subrayado Pekka Pesonen, secretario general de Copa-Cogeca.

Así se explica en esta infografía del portal digital multilingüe EURACTIV.com, socio de Efe.

 

“La excesiva complejidad y burocracia en la PAC es perjudicial para los agricultores. Tiene que simplificarse para que los agricultores puedan centrarse en lo que hacen mejor: producir alimentos.”, dijo Pesonen en declaraciones al portal digital. Pero ese no es el único reto al cual se enfrenta la PAC “post 2020”.

Según admitió el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, la futura PAC debe ahondar en la modernización y simplificación, más aún cuando Consejo, Comisión y Parlamento Europeo no quedaron del todo satisfechos con la reforma de 2013 por la complejidad que entrañó, por lo que han sido necesarias 300 modificaciones desde entonces en legislación secundaria comunitaria.

La PAC post 2020 también deberá adaptarse a los acuerdos que se van concluyendo, como el de París sobre cambio climático y, asimismo, “tenemos que capacitar a los agricultores para lidiar con la creciente volatilidad de los mercados”, opina Hogan.

(Texto: Aymone Lamborelle (EA.com) y Fernando Heller (EuroEFE/Euractiv)