Tres personas que estaban practicando presuntamente la caza furtiva en la barriada malagueña de Churriana han sido detenidas por la Guardia Civil después de que abatieran a un ejemplar de cabra montés con un revólver prohibido para la caza, que había sido manipulado para infligir más daño.

Los detenidos, a los que se acusa de delitos contra la protección de la fauna y de resistencia grave a agentes de la autoridad, fueron sorprendidos después de abatir a una cabra montés en un coto privado de caza sin permiso de su titular, ha informado este miércoles la Guardia Civil en un comunicado.

En el momento de la detención, los tres cazadores furtivos habían extraído las vísceras del animal y se disponían a abandonar el lugar con el mismo y, al verse sorprendidos por los agentes, intentaron huir, aunque uno de ellos fue alcanzado junto al animal abatido.

Uno de los detenidos hizo caso omiso a las órdenes de los actuantes, tuvo que ser perseguido por los agentes e intentó zafarse en varias ocasiones, pero finalmente fue alcanzado, reducido a la fuerza y detenido, y una tercera persona consiguió huir del lugar pero fue identificado y detenido pocos días después.

Los cazadores habían utilizado para abatir al animal un revólver marca S&W de calibre 357 Magnum, propiedad de uno de los detenidos, cuya munición había sido modificada para infligir más daño a sus presas.

Este tipo de armas de fuego cortas están terminantemente prohibidas para la caza y, además, el propietario poseía únicamente para dicha arma una licencia federativa de tiro deportivo, con la que también está prohibido realizar cualquier tipo de actividad cinegética.

Además de las diligencias instruidas por los delitos que se les imputan, también se ha elevado propuesta de revocación de las licencias de armas tanto para la caza como para tiro olímpico de las que son poseedores.