Agentes de la Guardia Civil han detenido a un empresario de Jaén que contrató de forma irregular a un inmigrante marroquí al que abandonó en un centro de salud cuando este sufrió un infarto mientras trabajaba en la recogida de aceituna en su finca.

La víctima llegó ya cadáver al centro sanitario, mientras que el empresario, de 34 años, se dio a la fuga tras dejarlo en una camilla. El hombre, que permanece en libertad con cargos a la espera de pasar a disposición judicial, está acusado de un delito contra los derechos de los trabajadores.

Todo ocurrió el pasado fin de semana. Desde la Guardia Civil explicaron que el fallecido, de 31 años, no tenía contrato de trabajo ni la documentación en regla. Las primeras hipótesis apuntan a que pudo sufrir un infarto cuando se encontraba recogiendo aceituna en la finca que el ahora detenido posee en el pequeño municipio de Pozo Alcón. Según ha trascendido, el empresario le recogió junto a otro compañero en la vivienda que ambos ocupaban de forma ilegal a primera hora de la mañana y tras formalizar una suerte de acuerdo verbal de trabajo, les condujo a la finca.

Durante la jornada de trabajo, la víctima se desplomó en el suelo. El empresario trasladó a los dos jóvenes a un centro de salud, a donde llegó reclamando atención médica porque uno de ellos se encontraba en mal estado. Nada más dejarlo en una camilla, se dio a la fuga. Fueron los médicos quienes alertaron de que el enfermo estaba ya fallecido desde hacía varias horas.

Al parecer el médico de guardia en el centro de salud era de origen saharaui, por lo que pudo solicitar más detalles de lo ocurrido al acompañante de la víctima, también marroquí y que no hablaba español.

Tras conocer lo ocurrido, se alertó a la Guardia Civil, que gracias al testimonio de otros temporeros pudo identificar la finca y se desplazó junto a una inspectora de Trabajo hasta la explotación agraria donde fue arrestado el empresario. Los agentes se sorprendieron además al descubrir que el compañero del fallecido, que les acompañó hasta el lugar, estaba sin fuerzas y llevaba tiempo sin comer.

(Fotos: Archio sin relación con la noticia)