La Guardia Civil de Valencia ha detenido a un hombre de 35 años por vender fitosanitarios en plataformas de internet a particulares de once provincias, entre ellas Huesca, sin tener autorización para ello, incluidos productos prohibidos y cancelados hace más de 13 años por su afección a las personas y al medioambiente.

En total se han intervenido 3.500 kilos de productos fitosanitarios en un almacén agrícola de la pedanía del Perellonet, ubicado en el corazón del parque natural de L’Albufera, en Valencia, algunos de los cuales podrían llevar varios años almacenados, según han informado este jueves fuentes de la Benemérita.

La operación, denominada Fitocas, comenzó cuando los agentes del Seprona tuvieron conocimiento a través del Servicio de Seguridad y Control de la Producción Agraria de la Generalitat Valenciana de que se estaban vendiendo productos fitosanitarios en línea al margen de los canales legales de los operadores inscritos en el Registro Oficial de Productores y Operadores de medios de defensa sanitaria.

El equipo investigador logró la identificación y detención de un hombre por un delito contra la salud pública y contra los recursos naturales y el medioambiente, que a través de esas plataformas de internet había vendido a particulares de once provincias (Alicante, Barcelona, Cáceres, Huesca, Lleida, Madrid, Málaga, Mallorca, Murcia, Ourense y Valencia).

En el registro llevado a cabo en el almacén agrícola se constató que algunos de los productos localizados coincidían con los expuestos para su venta en internet.

Los productos fitosanitarios podrían llevar varios años almacenados, por lo que los agentes tuvieron que actuar con EPI y mascarillas debido al fuerte olor a químicos, mientras que localizaron algunos prohibidos desde hace más de 13 años y otros etiquetados en árabe o portugués, y no en castellano como establece la norma.

De los productos intervenidos se han remitido muestras para su análisis al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Barcelona.

Algunos de ellos, puestos a la venta por el detenido, tenían revocada y declarada extinguida la autorización de comercialización por contener glifosato con el coformulante Tallowamina polietoxidada, una sustancia química que se relaciona con distintos tipos de cáncer, retrasos en el desarrollo, enfermedades intestinales y daños en el hígado o riñón.

Otros estaban formulados a base de la sustancia activa Imidacloprid, que supone un riesgo para la vida de las abejas, ya que en zonas donde se aplicaban estos fitosanitarios las poblaciones de abejas se reducían drásticamente.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes del Seprona de Valencia con el apoyo de la Conselleria de Agricultura, Ganadería y Pesca y de la Unidad Técnica del Ucoma y las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 16 de Valencia.