Las empresas que forman parte de la Agrupación de Exportadores de Almendra y Avellana de España (SAB-Almendrave) quieren trasladar su total compromiso con la seguridad alimentaria y la salud pública, tras las últimas alertas registradas en Dinamarca y Alemania a través del Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF) que han detectado recientemente la presencia de la bacteria patógena Salmonella spp en varias partidas de almendras laminadas de origen español.

En este sentido, desde SAB-Almendrave han destacado que ninguno de todos estos casos afectan a ninguna de sus empresas asociadas a esta Agrupación.

De igual forma, desde la agrupación muestran su satisfacción por el hecho de que la incidencia se haya detectado en una inspección interna de control de calidad, por lo que en ningún caso estas almendras han llegado al consumidor final.

RECUERDAN LA IMPORTANCIA DE MANTENER LOS MÁS ALTOS ESTÁNDARES DE CALIDAD EN LA EXPORTACIÓN «PARA QUE NO SE PONGA EN TELA DE JUICIO EL IMPECABLE ESFUERZO DEL SECTOR”

«Se pone así de manifiesto que los sistemas de control y trazabilidad funcionan a la hora de detectar partidas que puedan declararse en mal estado, algo que sucede de manera muy puntual, con el objetivo de salvaguardar la salud pública», destacan desde la organización exportadora.

En ese sentido, SAB-Almendrave recuerda, tras este incidente con almendras laminadas, la importancia de mantener los más altos estándares de calidad en la exportación de almendra, «para que no se ponga en tela de juicio el impecable esfuerzo que el sector hace para hacer llegar al consumidor productos de alta calidad y con una seguridad alimentaria contrastada».