Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras el estudio de evaluación de impacto de la PAC sobre el cambio climático, en el que se evalúa cómo la Política Agraria Común ha influido tanto en la mitigación como adaptación por parte del sector frente al calentamiento global, señala el buen trabajo llevado a cabo por el sector agrario y ganadero en la lucha contra el cambio climático.

Este informe, que forma parte de una serie de estudios de la Comisión Europea sobre el impacto de la Política Agraria Común ha tenido para la consecución de sus objetivos, destaca que, en términos porcentuales, la PAC habría conseguido reducir las emisiones agrícolas en un 4,6% en comparación con una línea de base sin la PAC, siendo el Primer Pilar el que contribuye más a esta reducción (3,5%).

De acuerdo con los datos reflejados, en términos cuantitativos, en la lucha contra el cambio climático las reducciones de emisiones suponen 26,2 Mt de CO2eq anuales. El estudio apunta a las medidas de greening, pastos medioambientalmente sensibles y superficies de interés ecológico como las principales responsables de la reducción de las emisiones, aproximadamente 19,8 Mt CO2eq/año. Por su parte, las medidas del PDR están teniendo un impacto de aproximadamente 6,4 Mt CO2eq/año, principalmente las de inversiones en activos físicos, áreas forestales, medidas agroambientales y climáticas y de agricultura ecológica.

Cabe destacar que el estudio sólo ha podido cuantificar parte de las medidas. En este sentido, no se tiene en cuenta el efecto de los pastos permanentes, aplicada a 36 millones de hectáreas en 2016 en la UE, destinada a proteger el carbono orgánico del suelo y que se situaría como una gran fuente de reducción no cuantificada.

EL APOYO DE LA PAC A LA GANADERÍA ES FUNDAMENTAL PARA EVITAR LA FUGA DE CARBONO Y FOMENTAR EL BIENESTAR ANIMAL

Unión de Uniones considera de gran interés el planteamiento que se hace respecto al apoyo a la ganadería en la lucha contra el cambio climático: Según el estudio, el retirar apoyos de la PAC a la ganadería de rumiantes, implicaría por un lado, trasladar la producción fuera de la UE, (fuga de carbono), a lugares mucho menos eficientes en cuanto a las emisiones, sin ahondar en temas de bienestar y sanidad animal, derechos laborales, etc.

Asimismo el abandono de los pastos sobre los que se sustentan estos rumiantes podría generar su transformación en matorral, aumentando así el riesgo de incendios y de una degradación ambiental irreparable.

«Esta es una prueba más de que no se pueden plantear soluciones simplistas a problemas tan complejos e interrelacionados como es el cambio climático«, apunta la organización.

Igualmente, Unión de Uniones destaca que no es sólo a través de la PAC por donde el sector está reduciendo emisiones. «El sector lleva años mejorando en productividad, reduciendo las emisiones por kg de producto, así como avanzando en las mejores técnicas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero», afirman, añadiendo que el sector ha reducido sus emisiones en un 20% en menos de 30 años.

La organización destaca que desde la propia Comisión Europea no consideran que el sector pueda aportar grandes reducciones en el futuro, por lo que se estaría cerca de alcanzar un mínimo potencial de emisiones en la producción agraria. En este sentido, tilda de incongruentes las ambiciones desmesuradas las establecidas en la estrategia De la Granja a la Mesa, cuando desde la propia institución se reconoce que el margen de mejora en el sector está cerca de llegar a su límite en un contexto de incremento de la población global, a la que habrá que seguir esforzándose para alimentar.