El Ayuntamiento de Castro Urdiales ha denunciado este miércoles 4 de abril la desaparición de 60 de las 500 trampas contra la avispa asiática que colocó en todo el municipio, para hacer una selección natural de las reinas de esa especie y evitar la aparición y propagación de esos insectos.

En un comunicado, el Consistorio castreño recuerda el «importante esfuerzo económico y humano» que supone la colocación de esas trampas y la necesidad de ellas para hacer frente a «un problema ecológico global».

El Ayuntamiento pide la colaboración ciudadana para que nadie se lleve, rompa o traslade esas trampas contra las reinas de avispa asiática, cuyas ubicaciones han sido seleccionadas por expertos y responden a criterios técnicos.

«Las trampas retiradas ya no pueden servir para uso particular y es preferible que vuelvan a dejarlas donde las encontraron»

También advierte a las personas que se han llevado las trampas de que «no sirve de nada lo que hacen», ya que la sustancia que tienen para atraer a las reinas de avispa caduca al mes de su colocación y debe ser renovada.

«Las trampas retiradas ya no pueden servir para uso particular y es preferible que vuelvan a dejarlas donde las encontraron», considera el Consistorio.

En este sentido, insiste el Ayuntamiento en que para hacer un seguimiento del resultado de estas trampas y poder reponer el producto atrayente, deben permanecer en las localizaciones que se eligieron para colocarlas