El Ministerio de Derechos Sociales aceptaría excluir puntualmente a los perros de caza de la futura ley animal, es decir, mientras participen en actividades cinegéticas, según la propuesta que acaba de plantearle al grupo socialista en el Congreso para desbloquear la tramitación de esta normativa.

El Ministerio de Derechos Sociales acaba de proponer al PSOE el «modelo Page» respecto a los perros de caza para desbloquear el proyecto de ley de Protección Animal, una iniciativa que se tramita por vía urgente en el Congreso pero que está encallada por falta de consenso de los grupos que sustentan al Gobierno.

Según fuentes del Ministerio de Derechos Sociales, el «modelo Page» es el recogido en la ley autonómica de Castilla La-Mancha en vigor desde 2020 y aprobada por el Gobierno socialista de García-Page, que establece que «los perros de caza quedan excluidos de la aplicación de la norma mientras participen en actividades cinegéticas».

El Gobierno de Castilla-La Mancha es uno de los principales defensores dentro del PSOE de los planteamientos que abogan por que la futura ley animal no afecte a la actividad cinegética, una posición que complica las negociaciones entre el grupo socialista y su socio de Gobierno Podemos para sacar la norma adelante.

Esta futura norma dirigida a proteger a los animales de compañía y silvestres en cautividad ha sido impulsada por el Ministerio para Derechos Sociales que dirige Ione Belarra, de Unidas Podemos.

ESTA EXCEPCIÓN NO IMPLICA QUE SE LES PUEDA MALTRATAR, AGREDIR, CAUSARLES ALGÚN TIPO DE SUFRIMIENTO O ABANDONARLOS

En Castilla-La Mancha la Ley 7/2020 de Bienestar, Protección y Defensa de los Animales de esa comunidad considera que la persona responsable de estos animales no puede garantizar el cumplimiento de las obligaciones de «cuidar y proteger a los animales de las agresiones, situaciones de peligro, incomodidades y molestias que otras personas o animales les puedan ocasionar».

Tampoco, «evitar las agresiones o molestias del animal a las personas o a otros animales, así como la producción de otro tipo de daño» durante el ejercicio de la caza.

Esta excepción, sin embargo, no implica que se les pueda maltratar, agredir, causarles algún tipo de sufrimiento o abandonarlos, en cuyo caso se les aplicaría el procedimiento sancionador recogido en la ley.

Desde Derechos Sociales se ha convocado para este miércoles 7 un nuevo encuentro con el colectivo cinegético para trasladar la propuesta de acuerdo.

El Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 ha remitido al grupo parlamentario socialista y al resto de grupos del bloque de investidura una propuesta de enmienda transaccional en los mismos términos.

El Departamento de Belarra considera que así se podría desbloquear por fin la norma garantizando la protección animal y también que los cazadores y los socialistas vean recogidas sus demandas.