Los ataques de los lobos se acercan cada vez más a los núcleos urbanos. El último ejemplo ha sido la denuncia de varios ataques a solo 25 kilómetros de Oviedo. El concejo de Las Regueras, colindante a la ciudad ovetense, está sufriendo durante los últimos meses ataques recurrentes de lobo. Algunos avistamientos hablan de un grupo de tres ejemplares, lo que demuestra la existencia de un asentamiento estable en el área, no un caso puntual de un lobo errante, según denuncia Unión Rural Asturiana.

Varias ganaderías se han visto afectadas en el último mes, y de momento las muertes han sido de reciella (ovejas y cabras), pero afectaron también a estabulaciones de vacas de leche, con espantadas que están generando otros problemas como la ruptura de cierres eléctricos y la salida a la carretera de ganado. De momento sólo han sido reconocidos dos daños como causados por los lobos, pero los ganaderos de la zona aseguran que son más.

Desde Unión Rural Asturiana exigen a la Consejería de Medio Rural, y a su consejero Alejandro Calvo los pagos inmediatos de todos los daños causados, tanto directos como indirectos por estos incidentes cercanos a Oviedo.

De igual forma, reclaman «la eliminación inmediata por los medios que considere oportunos de estos lobos que entran en los pueblos causando verdadera alarma entre sus habitantes, y que se acercan peligrosamente a áreas tan densamente pobladas como la capital asturiana».

Esta semana se presentó el sindicato Unión Rural Asturiana (URA), impulsado por el colectivo Asturias Ganadera, que ya cuenta con más de cien inscritos y que celebrará su congreso fundacional el próximo mes de enero. URA nace con la máxima de renunciar a cualquier tipo de subvención pública, cosa que desde Asturias Ganadera afean al resto de sindicatos agrarios por los que siempre han dicho no sentirse representados. Borja Fernández es el secretario del nuevo sindicato agrario.