La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, ha alertado de la situación que se está generando en el mercado de cereal con una incomprensible bajada de los precios en la cebada y en el trigo. Coincidiendo con el inicio de la cosecha y a pesar de toda la incertidumbre con las importaciones de grano procedente de Ucrania, la organización agraria señala que «en lugar de mantenerse las cotizaciones, sorprendentemente han bajado» y esto creen que se debe fundamentalmente a un acuerdo entre los operadores y a los movimientos de los compradores presionando de forma conjunta para recuperar el “precio del cereal en era” (a pie de campo).

Durante las últimas semanas, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski; la FAO y la ONU han venido alertando sobre el posible déficit de alimentos como consecuencia de la guerra en Ucrania. Además, los servicios de la Comisión pronostican que se necesitará un aumento del 30% en las exportaciones de cereales para paliar las repercusiones.

Si a esto se le añade que, la asociación europea de comerciantes pronostica una producción total de cereales en la UE de los 27 + el Reino Unido de 309,5 millones de toneladas, lo que supone una disminución respecto a los 312 millones de toneladas cosechados en 2021, no se entienden las cotizaciones a la baja. Por tanto, UAGA indica que «esta bajada de los precios no tiene justificación alguna, se trata de un mero oportunismo de los operadores».

La organización agraria manifiesta que las lonjas son los instrumentos que marcan la tendencia de los precios de los diferentes cereales en los mercados, basándose en las existencias reales y futuras de grano. Sin embargo, denuncian que «las empresas compradoras están manipulando la libre competencia y hay un acuerdo entre los operadores para bajar los precios, de forma que compran barato para luego sacar mayor beneficio vendiendo a precios altos. Una vez más, las agricultoras y los agricultores son los castigados en la cadena comercial».

Ante este oportunismo de los compradores, UAGA recomienda a agricultores y cooperativas «retener el grano. Lo mejor para que no haya distorsiones en los mercados de cereales, que perjudicarían sobre todo a los ganaderos, es que fluya la cosecha. De esta forma, el agricultor se beneficiará de un precio óptimo que le permitirá recuperar los gastos realizados en la siembra y tener un margen de beneficio que garantice la viabilidad de su explotación. Y el ganadero podrá alimentar a sus animales a un coste razonable», señalan.