Los regantes del Trasvase Tajo-Segura podrían recibir liquidaciones por parte de Confederación Hidrográfica del Segura «a pesar de que no consuman agua alguna proveniente del acueducto», según el diputado de Ciudadanos Miguel Garaulet.

Ciudadanos considera que «la incorrecta interpretación del acuerdo del Consejo de Ministros del pasado 9 de junio sobre nuevas tarifas de explotación del Tajo-Segura va a suponer que nuestros agricultores acaben pagando solo por el coste de amortización de las obras».

Garaulet señala que esta «situación cuanto menos extraña» podría «prolongarse indefinidamente mientras esté vigente el Nivel 4 de las nuevas Reglas de Explotación del Sistema Tajo-Segura, que equivale de facto a la imposibilidad de trasvasar agua alguna».

Ciudadanos acusa al Gobierno de dejarlos en una situación de indefensión por una errónea interpretación de sus propias normas

Junto al resto de diputados naranja de las provincias afectadas por el Trasvase, Garaulet ha elevado al Gobierno esta situación, al tiempo que le insta también a que devuelva a los agricultores las cantidades ya recaudadas y declaradas exentas a través del Real Decreto-Ley 10/2017.

«Nuestros regantes del Trasvase viven una situación difícil y excepcional, que el Gobierno ha agravado con esta errónea interpretación de sus propias normas. Creemos que no es momento para poner trabas, sino de removerlas y facilitar que puedan superar esta coyuntura sin que tengan que destruir empleo o perder cosechas», ha apuntado Miguel Garaulet.

Cabe recordar que los pantanos de Entrepeñas y Buendía, en la cabecera del Tajo, han perdido en la última semana 2,97 hectómetros cúbicos de agua, por lo que almacenan 248,514 hectómetros cúbicos, que es el 10,04 por ciento de su capacidad total de embalse que es de 2.474 hectómetros cúbicos. Este dato supone que los embalses de cabecera se encuentran 119,5 hectómetros cúbicos por debajo del umbral mínimo no trasvasable según la Ley de Evaluación Ambiental.