El BOE publicaba el 26 de octubre el Real Decreto 905/2022 por el que se regulan las ayudas al sector vitivinícola en las próximas campañas. De los 202,147 millones de € que presupuesta dicho programa, el Ministerio de Agricultura ha apostado por «un reparto que aumenta los presupuestos a las industrias vitivinícolas en detrimento de los viticultores», según denuncia Unión Extremadura.

Para la organización agraria, «aunque se ha reducido el presupuesto en 8,185 millones de €, en cambio se ha aumentado la partida presupuestaria principalmente para promoción del vino en países terceros, o lo que es lo mismo se han aumentado las partidas presupuestarias a industrias exportadoras para hacer promoción del vino, no siempre de España en otros países pero que en la mayor parte de las ocasiones estas ayudas no repercuten en mejoras de precios a los productores o en al menos una mejora en las condiciones de contratación».

En cambio la partida de estos presupuestos que se adjudican de manera directa a los productores ha bajado la cantidad de 11,898 millones de € en la partida de reestructuración y reconversión del viñedo.

«Está clara la orientación de la política económica del Ministro de Agricultura apoyando a las grandes empresas en detrimento de los miles de agricultores que no van a tener presupuestos suficientes en las próximas campaña para mejorar las plantaciones de viñedo y las calidades de los mismos», lamentan.

La Unión Extremadura viene exigiendo al Ministerio el aumento de los presupuestos para reestructuración ya que campaña tras campaña se quedan miles de hectáreas de superficie sin reestructurar en Extremadura debido a la escasez de fondos «y mientras tanto vemos cómo sobra presupuesta de la partida de promoción que además se adjudican a empresas que se niegan a mejorar los precios de la uva y del vino a los productores y que un gran número de ellas se dedican a especular con este producto».

La organización recuerda que el presupuesto del PASVE procede de las ayudas que se concedían a los agricultores para arranque de viñedo y de destilación «Y en cambio hemos pasado de ayudar a los productores a ayudar a los que especulan con los mismos».

Por ello, desde la organización agraria exigen al Ministerio una corrección de esta partida que va en detrimento de los viticultores, con un aumento del presupuesto para reestructuración y una bajada del de promoción.

Tipo de Intervención Presupuesto 2023 y siguientes Presupuestos 2022 y anteriores
Promoción en terceros países   55,59 millones  € 50 millones  €
Inversiones   55,59 millones  € 56 millones  €
Destilación subproductos   30,32 millones  € 31,80 millones  €
Reestructuración y reconversión de viñedos   60,64 millones  € 72,53 millones  €