APAG Extremadura Asaja ha denunciado que la industria está aprovechando la crisis generada con el coronavirus para renegociar a la baja los tratos que ya estaban cerrados con los ganaderos, bajo la amenaza de no retirar los animales.

En concreto, en algunos mataderos están echando para atrás la entrada de productos con la justificación del coronavirus, a pesar de que el sector agroalimentario es uno de los que se encuentra fuera de las excepciones del Gobierno y puede seguir con su actividad.

Esta realidad está repercutiendo en los ganaderos que están viendo cómo se está aprovechando desde la industria para romper acuerdos y negociar a la baja con el precio de los animales. Según ha denunciado APAG Extremadura Asaja, se están dando casos en los que se están llegando a ofrecer hasta 4 euros menos por arroba de lo pactado al productor, como puede ser el porcino ibérico de cebo, con la amenaza de no retirarlo y que se quede en la explotación, lo que sería la ruina de todo el sector ganadero.

«Cualquier excusa es válida para renegociar a la baja, para amenazar al ganadero y para que los eslabones intermedios sean los beneficiarios»

Aunque es cierto que existe un condicionante, como es el cierre de los establecimientos de hostelería, que dan mucha salida a los productos ganaderos, también es cierto que las personas, aunque estén confinadas, siguen comiendo en casa, por lo que no se puede buscar esa excusa para intentar bajar los precios a la hora de adquirir productos ganaderos.

Una vez más, y como siempre, señalan desde la organización agraria, «cuando se produce una situación extraordinaria el perjudicado es el productor. Cualquier excusa es válida para renegociar a la baja, para amenazar al ganadero con no comprar sus productos y para que los eslabones intermedios sean los beneficiarios».

Se deben respetar los acuerdos como estaban y se debe proteger a un sector, como el agroganadero, que se está viendo que es fundamental para garantizar el abastecimiento del país y que ahora se vuelve a ver amenazado y ninguneado por unos especuladores que quieren sacar tajada a costa de los ganaderos.

Desde APAG Extremadura Asaja se ha pedido que «se persigan y se sancionen estas prácticas para defender el sector primario extremeño y evitar pillajes, como los que quieren realizar algunos, con apariencia de legalidad, intentando escatimar el esfuerzo de unos ganaderos que llevan todo el año trabajando y cuyos productos son fundamentales para la cadena alimentaria».