La organización de mujeres rurales Fademur ha denunciado la precariedad de las personas cuidadoras, cada vez más necesarias.  Gran parte de las personas dependientes son personas mayores y en este sentido Asturias tiene un mal diagnóstico: lidera el índice de envejecimiento nacional (un 214,4% en 2019). A pesar de que, por ello, las personas cuidadoras son cada vez más necesarias, tanto en el Principado como en el resto del país se sigue sin reconocer su trabajo. “Especialmente en el caso de las cuidadoras rurales”, han señalado desde la organización.

“Cuando la persona que cuida no está preparada para asumir ese rol, su salud puede resentirse”. Así de contundente han sido desde la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR) al explicar la precariedad que viven estas personas que precisamente han celebrado esta semana su día internacional.

Desde la organización progresista han apuntado por qué les extraña el nombre de esta efeméride (5 de noviembre, Día Internacional del Cuidador): “La mayoría de las personas cuidadoras son mujeres, confunde un nombre en masculino que invisibiliza la feminización de estos trabajos”. Fademur ha explicado que “una mano invisible obliga a que los cuidados de personas dependientes suelan recaer sobre las mujeres”.

Las personas que, sin una preparación previa, asumen la responsabilidad de cuidar a otras dependientes suelen ver su salud perjudicada. Por eso, FADEMUR está desarrollando, gracias a la financiación del Principado de Asturias, el programa “Cuidando de l@s Cuidador@s”, que apoya a estas personas en su día a día, y que cuenta con una página en la que pueden encontrar el apoyo que necesitan; http://www.cuidasturias.org/

ENVEJCER EN ASTURIAS

En 2019 en Asturias, había 214 personas mayores de 64 años por cada 100 menos de 16. Además, Asturias también es la comunidad autónoma con mayor índice de personas mayores viviendo solas. Pero estos datos solo hablan del problema del envejecimiento, no del drama de su falta de recursos. Y es que el 25% de las pensiones están en el umbral de la pobreza.

Desde la organización progresista han señalado que las mujeres conforman un colectivo especialmente vulnerable: “La mayoría de los hogares unipersonales están conformados por mujeres, el 58%, y el 36% de las pensiones en el umbral de la pobreza son de viudedad”.

Para mejorar y, sobre todo, alargar la buena calidad de vida de las personas mayores, Fademur desarrolla a nivel estatal, el programa “Cuidándonos para un futuro mejor”. Con él, la organización intenta evitar situaciones de dependencia entre las personas mayores de los pueblos y, consecuentemente, reducir la sobrecarga de cuidados invisibles que suele recaer sobre las mujeres rurales. Para ello, la organización imparte formación e información, tanto online como presencial, con el objetivo de que las personas mayores envejezcan activamente “y sean dueñas de sus propias facultades”.

El programa Cuidándonos para un Futuro Mejor se desarrolla gracias al apoyo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.