Los distintos decretos que la Generalitat Valenciana ha ido publicando a lo largo de estos dos meses han permitido compensar pérdidas en viviendas, vehículos y bienes de primera necesidad. Además, los consistorios de las zonas damnificadas han accedido a subvenciones destinadas tanto a reconstruir infraestructuras de titularidad pública como a contratar personas que se encuentran en el paro. Sin embargo, a los agricultores afectados no ha llegado aún nada.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, considera positivas estas líneas de ayudas pero critica duramente que “seguimos esperando que el Consell, dos meses después,  destine aunque sea un mísero euro a los propietarios de explotaciones agrarias, quienes sufrieron como los que más las devastadoras consecuencias de la DANA en un contexto ya de por sí delicado a causa de la crisis de rentabilidad que atraviesa la mayoría de los cultivos”.

Para Aguado, “esta discriminación vuelve a poner en evidencia el desdén con el que la Generalitat trata al sector agrario valenciano. Llueve sobre mojado, y ya nada nos sorprende. Primero incumple su promesa de otorgar unas ayudas de minimis ante la peor campaña citrícola que se recuerda. Luego anuncia a bombo y platillo, en vísperas de elecciones, unas ayudas para el campo que nunca llegan ante una gota fría de proporciones históricas. Y ahora tiene sobre la mesa unos presupuestos impresentables que recortan las líneas netamente agrarias mientras crece el gasto en altos cargos y medio ambiente. Nada de ello permite llegar a otra conclusión que no sea que al gobierno del Botànic, por mucho que le guste proclamar que somos un sector estratégico, le importan un pimiento los agricultores y ganaderos valencianos”.

AVA-ASAJA también afea la tardanza excesiva por parte del Ministerio de Agricultura a la hora de concretar los términos municipales o el procedimiento que deben seguir los propietarios de campos afectados por la DANA para acceder a las ayudas establecidas en los correspondientes decretos publicados. “Es cierto –explica Aguado– que el gobierno central ha informado de muchos detalles de las subvenciones, como el hecho de que cubren el 70% de los daños no cubiertos por el seguro agrario hasta un máximo de 8.000 euros, pero de nada sirve si luego no proporciona el modo de beneficiarse de las mismas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here