El responsable de Frutas y Hortalizas de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG- de Andalucía y secretario provincial de COAG Almería, Andrés Góngora, ha criticado el encarecimiento del reciclaje de plásticos que se utiliza en los cultivos protegidos, lo que está provocando las quejas de los agricultores y “se está convirtiendo en un problema serio”, por lo que llama la atención de las administraciones competentes en materia de Medio Ambiente pidiendo que se vigilen los precios y la gestión de algunas plantas de reciclaje de plásticos agrícolas.

En este sentido, los agricultores denuncian precios abusivos por el reciclado de sus plásticos y demandan a las administraciones que se impliquen junto al sector, incluidos los fabricantes, en un sistema de gestión integrada de los residuos plásticos agrícolas.

EN ALGUNAS PLANTAS DE RECICLAJE DE PLÁSTICOS AGRÍCOLAS SE LLEGA A COBRAR A 16 CÉNTIMOS EL KILO

Según Góngora, COAG Andalucía lleva años trabajando e insistiendo en la necesidad de que se ponga en marcha el sistema de gestión integrada tutelado por la Administración, en el que debe estar implicado todo el sector, “con un papel fundamental de los fabricantes de los plásticos –destaca-, ya que los agricultores solo somos usuarios de los productos que ellos venden, por lo que deben formar parte de este modelo de gestión integrada que COAG defiende”.

“Los agricultores queremos hacer las cosas bien –asegura Góngora-, reciclar convenientemente los residuos, pero nos lo están poniendo cada vez más difícil, por lo que la Junta de Andalucía debe tomar cartas en el asunto. Hay que vigilar tanto el precio que están imponiendo al agricultor que lleva allí sus residuos plásticos, en algunas llegan a pedir hasta 16 céntimos por cada kilo, como la gestión de las mismas, su funcionamiento”.

El responsable de Frutas y Hortalizas de COAG Andalucía espera que las administraciones no sigan mirando para otro lado y actúe ante la sitación de algunas plantas de reciclaje de plásticos agrícolas. “Esto no es un tema nuevo, llevamos así varios años, pero el malestar generado por lo que consideramos un abuso ha llegado ya a su límite. No hay control en el precio, y en algunos casos ni control de las básculas ni de la gestión en algunas plantas de reciclado. Por ello, pedimos a quien tenga las competencias que se involucren con todo el sector y este problema se resuelva”.

Se da la circunstancia de que en estas fechas se produce un mayor volumen de residuos plásticos, por las reformas de los invernaderos y por la desinfección de los suelos mediante la técnica de solarización. Este último uso llega a generar unos 500 kilos de plástico por hectárea.