El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha calificado de «persecución» la labor que están manteniendo los inspectores de trabajo contra los agricultores extremeños, algo que no es nuevo desde el ministerio de Trabajo que desde la llegada de su titular está realizando ataques continuos al campo.

Según el dirigente agrario, esta actitud está haciendo que los agricultores se sientan «intimidados» por las actuaciones de la inspección laboral puesto que se están dando casos en los que están presentándose acompañados de dos agentes de la guardia civil, tratando a los profesionales del campo, en muchos casos, como si fueran presuntos delincuentes.

ANTE LOS PROBLEMAS DE ENCONTRAR MANO DE OBRAS PLANTEAN REVISAR EL ACTUAL SISTEMA DEL PER

Desde APAG Extremadura Asaja, como principal organización agraria de la región, se ha pedido a la dirección general de Empleo que, «igual que intensifica sus esfuerzos para vigilar a los empresarios del campo, redoble los esfuerzos en garantizar mano de obra para la recogida de las cosechas, que cada día es más difícil afrontarlas con garantías, mientras se bonifica el no al trabajo a través de subsidios que están empobreciendo día a día nuestra región». En esta línea, Metidieri ha sugerido que sería conveniente revisar el actual sistema del PER.

También ha calificado de irónico que en muchas ocasiones se pida a la delegación del Gobierno que se intensifique la presencia de la Guardia Civil para evitar robos en el campo «y no se disponga de efectivos, pero luego sí que haya agentes para presentarse con los inspectores de trabajo».

Asimismo, se ha criticado el papel del presidente de la Junta en este asunto que está de perfil y amparando la «lamentable» actitud del Gobierno de tratar al agricultor y al ganadero «como presunto delincuente por parte de las administraciones públicas, que luego mira para otro lado ante muchos problemas».

Por todo esto, Meriteri concluye que «parece que lo que quiere este gobierno es echar a la gente del campo y que se cierren nuestros pueblos, puesto que todo son dificultades y no se ponen facilidades por parte de la administración».