Ismur CyL, asociación de mujeres vinculada a la Unión de Campesinos de Castilla y León, lamenta y apoya a una de sus socias, Angelita Gómez Herrero, titular de una de las mayores explotaciones cunícolas de Castilla y León y que se ha visto afectada gravemente por los aerogeneradores de un parque eólico cercano a su explotación.

La Granja de Conejos Potosí, en Valverde de Campos, con más de veinte años en el sector se encuentra en una grave situación debido a los daños causados en los conejos por los aerogeneradores de un parque eólico instalados por la empresa Naturgy. La granja es la segunda granja de conejos más grande de la comunidad y una de las seis de mayor tamaño en España habiendo realizado una inversión de dos millones de euros, y encontrándose en la actualidad en preconcurso de acreedores por los daños que los motores provocan a los animales (modificación de la conducta, problemas de infertilidad, aumento de las tasas de mortandad), todo ello causado por el parque eólico según denuncian Ángela Gómez y su hijo Nacho del Campo, dueños de la explotación.

LOS ANIMALES SUFREN INFERTILIDAD, CAMBIOS EN EL COMPORTAMIENTO VOLVIÉNDOSE CARNÍVOROS Y ALTA TASA DE MORTANDAD

Un informe realizado por la Universidad Politécnica de Valencia, firmado por Juan José Pascual, catedrático de producción animal ha confirmado que estos problemas son compatibles con los ultrasonidos de los generadores.

Desde que el parque eólico se instalara en Valverde de Campos, la granja Potosí ha perdido el 50% de su producción, pasando de producir 300.000 conejos al año a apenas superar los 150.000 y con previsión del cierre si la situación no se arregla, viendo cómo los animales sufren infertilidad, cambios en el comportamiento volviéndose carnívoros y alta tasa de mortandad.

La legislación actual establece una distancia mínima de 500 metros entre los molinos y cualquier contrucción, pero en este caso la distancia es menor, a 179 metros y otro a 330 metros, y la empresa Naturgy no se ve afectada al ser la instalación previa a esta normativa y no se aplica con carácter retroactivo. Los dueños piden a la empresa energética que les indemnice de alguna forma, desmantelen los molinos más cercanos, les ayuden a trasladar la explotación a otro lugar, sin recibir ninguna respuesta favorable hasta la fecha. Tampoco la Administración les da ninguna solución más allá de la judicialización.

Ismur CyL quiere respaldar a sus dueños ofreciendo todo su apoyo y lamentando que la implantación de energías renovables se esté llevando a cabo sin orden, y en este caso perjudicando gravemente a una explotación cunícola por culpa de sus aerogeneradores. Lamenta también que desde los despachos de la Administración no se les esté dando ninguna solución.