El presidente de Asaja Extremadura, Angel García Blanco, ha criticado la gestión de la entidad Agroseguro en los sectores de la apicultura, el tabaco y el pimentón de La Vera, que considera un «atraco» pues «limitan indemnizaciones después de una campaña muy negativa y con muchas incidencias».

Agroseguro aglutina a varias compañías que desarrollan un sistema de seguros para el sector agrario que, «supuestamente, debería de ser eficaz y de ayuda a los afectados», ha manifestado García Blanco quien, sin embargo, cree que «su única finalidad de obtener un lucro a costa del bolsillo de los agricultores».

En rueda de prensa, el dirigente agrario ha asegurado que Agroseguro «prepara un atraco en colaboración con Enesa«, entidad estatal dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que tiene la función de regular el sector “promoviendo la mejora y eficacia de los seguros agrarios».

EN LA APICULTURA, EL COSTE DE LA PÓLIZA «SUBIRÁ EL TRIPLE Y ESTO SUPONDRÁ LA NO RENOVACIÓN DE MUCHAS PÓLIZAS»

En este sentido, García Blanco ha criticado que «Agroseguro cada vez impone más exigencias, lo que suscita el abandono por parte de los agricultores», y ha incidido en que ambas entidades «se han puesto de acuerdo» para modificar la tasa de la cobertura de la denominada «ola de calor», incluida dentro de las garantías básicas de la Línea 411 de Explotaciones en Apicultura.

La tasa de la pasada campaña «era de 0,45 euros por el capital asegurado y pasa a 1,26 euros, un incremento del 300%», por lo que el coste de la póliza «subirá el triple y esto supondrá la no renovación de muchas pólizas», ha apuntado.

En cuanto al sector del tabaco, “que casi nunca presenta siniestro, pero que el año pasado tuvo mala campaña por una primavera con fuertes calores y pérdida de hojas, mientras el precio comercial percibido por los tabaqueros es algo superior a los 4 euros, Agroseguro sólo ha pagado 2,50 euros».

García Blanco también se ha referido el sector del pimentón de La Vera, que con más de 25 años de contratos de seguros por parte de los casi 450 agricultores que subsisten en este cultivo tradicional y «casi sin siniestros», el pasado año han sufrido daños por el pedrisco, la virosis y las inundaciones, ha indicado.

«Con costes que se aproximan a los 600 euros por hectárea asegurada, con mermas superiores al 60% de la producción, los cultivadores de pimentón han recibido un 50% menos que vecinos de otros cultivos», ha criticado.

Así, las indemnizaciones en el pimentón representan unos «1.500 euros por hectárea frente a los 3.400 del tabaco”, ha dicho.

Desde Asaja han lamentado que, “una vez más, los agricultores somos abandonados por las administraciones y esto va unido a la progresiva desaparición del mundo rural”.

Por ello, han solicitado a la Junta de Extremadura “un apoyo fuerte y decidido para que el sector agrario tenga un seguro justo y exija al Gobierno central que cese el maltrato que actualmente reciben”.