Cuando toda España está centrada en los excesos que pudo haber el pasado domingo en las grandes ciudades, cuando se permitó el desconfinamiento de los más pequeños de las casas, la realidad del mundo rural en los referente a los menores sigue estando olvidada, incluyendo los problemas que en especial padecen  los niños y niñas con necesidades específicas.

FADEMUR Extremadura ha denunciado el abandono que sufren los niños y niñas con necesidades específicas que viven en el medio rural y pide a la administración regional la puesta en marcha de un canal de interlocución con sus familias para prestarles la ayuda que tanto necesitan durante este periodo de confinamiento.

Desde la federación extremeña lamentan que el sistema educativo actual no esté trabajando con los niños y niñas que requieren una atención personal especial y, sobre todo, la carencia de puntos de apoyo en el rural.

“Los padres y madres que tenemos hijos con necesidades específicas, como el autismo, asperger, hiperactividad u otras características especiales no hemos recibido ni una sola llamada de los orientadores o especialistas de sus centros escolares. Los padres y madres no tenemos la formación necesaria y tampoco tenemos a nadie que nos ayude durante estos días de confinamiento que, además, son mucho más difíciles para ellos”, denuncian algunas familias afectadas.

La mala conexión a internet y la falta de equipos en casa complica todavía más las cosas a aquellas familias que cuentan con algún miembro que requiere una atención más personalizada.

Por todo ello, FADEMUR Extremadura reclama que la administración regional no abandone a las familias que tienen niños y niñas con necesidades específicas para no complicar aún más las cosas durante el tiempo que se prolongue el coronavirus.