El pasado 4 de octubre la Unión de Agricultores, Ganaderos y Silvicultores de la Comunidad de Madrid, UGAMA, presentó una denuncia ante la Comisión Europea, por las condiciones de admisibilidad y requisitos que se establen en las Bases Reguladoras de las ayudas para la modernización de las explotaciones agrarias de la Comunidad de Madrid.

Tal y como se recoge en la Orden 453/2019 del Gobierno de Ayuso, dentro de las condiciones de admisibilidad y requisitos, con carácter general los solicitantes deberán: “Demostrar solvencia económica suficiente, bien mediante fondos propios, bien mediante compromisos de entidades financieras que respalden total o parcialmente la operación en caso de concederse la ayuda”.

Desde UGAMA, se ha denunciado que este requisito, va en contra del principio de estas ayudas, en las que se debe evitar el denominado “efecto de peso muerto”, entendiendo por este la situación en la que un proyecto se habría llevado acabo sin necesidad de subvención.

RECHAZAN UN DOCUMENTO PREVIO A LA AYUDA DEMOSTRANDO QUE SE TIENE EL IMPORTE TOTAL DE LA INVERSIÓN PARA LA QUE SE SOLICITA LA AYUDA

“No parece comprensible, que para poder solicitar una ayuda, sea necesario presentar primero un documento, bien a través de un crédito preconcedido (con los gastos y trámites que conlleva) o bien a través del saldo de la cuenta bancaria en el que se asegure que se posee el dinero de la inversión a realizar con ni un euro menos del importe de la inversión”- Afirma Alfredo Berrocal, Presidente de UGAMA.

Fue en el año 2015 cuando la Comunidad de Madrid, introdujo este requisito en las Bases reguladoras de las Ayudas de Modernización de explotaciones agrarias, siendo la única Comunidad en todo el territorio español en tener este requisito, y desde entonces, han sido muchos los proyectos que se han quedado sin estas ayudas por no poder conseguir el documento de solvencia económica previo.

Desde la Asociación recuerdan que uno de los objetivos de las medidas de desarrollo rural, es el de ser una fuente de financiación complementaria y no un mero reembolso de dinero y que el hecho de que un agricultor o ganadero tenga que conseguir un documento previo a solicitar una ayuda de, con el importe total de la inversión para la que desea solicitar la ayuda, va en contra de la reducción del principio de “peso muerto”.

El propio tribunal de cuentas de la Unión Europea, ha expuesto en un informe que la exclusión de proyectos innovadores o grandes proyectos por falta de financiación, va en contra de este principio, ya que, si ya se dispone de fondos suficientes, significa que se puede realizar la inversión sin necesidad de la ayuda solicitada.